Tendencias posguerra y lo que la historia nos está contando

Casi un año ha pasado desde que la pandemia del coronavirus estalló en nuestro país así como en el resto del globo. En sus inicios, los epidemiólogos nos pedían que no saliéramos de nuestras casas ya que las calles eran un “campo de batalla”. En muchos sentidos, la pandemia del coronavirus podría considerarse como la III Guerra Mundial. Pero ¿qué hay después de la guerra?

Existen tres hitos históricos, uno de ellos propio de nuestro país, que nos sirven para entender qué pasará con la moda la próxima temporada. Estos son: la I y II Guerras Mundiales y la época franquista. Concretamente, el final de las mismas trajo consigo la revolución de la juventud y la alegría para muchos, pero acompañada de sombras para otros. Aquellos que vivieron la guerra de cerca y no fueron capaces de superarlo. 

Con el comienzo del año hay un dato que siempre sale a la luz y que explica visible y claramente lo que vengo a decir. ¿No lo pillas todavía? En ese caso ¿te suena el nombre de Leatrice Eiseman? O mejor dicho ¿el de Pantone y su famoso Color of the Year

Para los que seguimos la moda de cerca y para los frikis entusiasta de su historia, el anuncio de los tonos Ultimate Gray + Illuminating no supone gran sorpresa. Más que ello, suponen una afirmación de una esperada posguerra. 

Nada de medias tintas

El mundo cinematográfico siempre nos da muchas perlas en lo referente al vestuario. Y, si hay una película que todos vosotros conocéis donde esto esté bien representado es en Los Juegos del hambre.

Los juegos del hambre

Por un lado tenemos a aquellos que no forman parte del juego de la guerra. Visten con colores llamativos y casi podría decirse que su lema es “más es mejor”. Por otro lado, tenemos a la gente de los distritos, que visten de forma simple, en tonos nude, blancos y azules, cortes más sencillos y con estilos totalmente naturales. 

Esto es algo que he podido ver a la perfección en el desfile de Valentino SS21. Atento al vídeo porque el director creativo de la maison, Pierpaolo Piccoli, no sólo nos ofrece esta tendencia. Es más, en mi humilde opinión ha sido quien mejor ha reflejado las (casi) todas tendencias de posguerra que vas a ver aquí. 

Pérdida de la figura femenina

De la Garçonne a las flappers. Durante la guerra fueron las mujeres las que tuvieron que tomar las riendas de los negocios. A lo que le sumamos el hito histórico conseguido en 1918, cuando la mujer británica consiguió el derecho a voto. ¿Qué tenemos a cambio? Una mujer fuerte, dispuesta a luchar por su libertad y sus derechos. Pero ¿cómo se refleja esto en la moda? (Ojo, estamos hablando de hace 80 años). 

Por un lado tenemos la corriente Europea de las Garçonnes, descrita por el escritor Victor Margueritte. Este personaje fue el símbolo del amor libre y del disfrute de lo prohibido. La cual se caracterizaba por su pelo corto y el uso de traje con corbata. Ésta última, está cogiendo gran relevancia especialmente en el mercado asiático, donde el accesorio se está convirtiendo en uno de los elementos fundamentales. 

Por el otro, desde América llegaron las flappers, quienes también buscaban romper la barrera entre lo masculino y lo femenino. Sólo una cosa las diferenciaba: el rebasar el límite de lo moral. Recomendación personal: si queréis saber dónde podéis ver bien representado este estilo, ved Peaky Blinders. En especial, las primeras temporadas. (Ay, ¿a quién no le gustaría ser tía Polly?).

Peaky Blinders

¿Cómo traducimos esto a los nuevos años 20? 

Son tres las tendencias clave que nos encontraremos durante esta temporada. Como ya venimos adelantando, el corte a lo bob vuelve a ser tendencia. Y si no, que se lo digan a la Jedet, que ha protagonizado uno de los cambios más sonados en nuestro país.

En cuanto a vestimenta podemos ver la pérdida de la figura femenina. Por un lado, con chalecos oversize, vestidos sin apenas forma y algunos que otros escotes en V. Aquí os enseñamos algunos ejemplos.

Finalmente, hay un par de imágenes que han dado la vuelta al mundo y que hace más que evidente la fuerza y el poder que puede transmitir una mujer en unos pantalones de sastre y abrigo a juego. 

Más preppy que Blair Waldorf

“¡PREPPY! ¡SE LLAMA ESTILO PREPPY!”. Casi me atraganto cuando veo a las estilistas de Stradishoppers presentar a través de tres vídeos algunas de las piezas claves de este estilo. Ojo, me parece una herramienta muy buena, pero por favor, si no sabes hablar con propiedad, hay una cosa maravillosa llamada: do-cu-men-ta-ción. Como ya digo, la tendencia está muy bien cogida y os invito a que los veáis. Pero quitadle el volumen, por Dior. 

Un poquito de contexto: El estilo preppy se convirtió en tendencia mundial en los años 50. Es originario de EEUU y su nombre hace alusión a las “Preparatory Schools” de los Estados Unidos. ¿Empezáis a ver por dónde van los tiros? Antes de ingresar en las universidades más prestigiosas, conocidas como la Ivy League, los jóvenes de la clase alta acudían a estas escuelas. Sin embargo, querían romper con el estilo clásico del uniforme y les dieron un toque más divertido y atrevido. 

Desde pequeños hemos visto este estilo en numerosas ocasiones: en RBD, Rebelde Way, ahora en Élite… Sin embargo, jamás encontraremos a un personaje que represente taaan a la perfección este estilo como la mismísima Blair Waldorf de Gossip Girl. 

El resurgir del Studio 54

Imagínate estar a punto de salir a una discoteca y decidir que el mejor complemento para llevar es un caballo. Y es que todo valía en la discoteca neoyorkina a finales de los 70. Porque, en serio, después de ver a un hombre búfalo en el Capitolio, ¿cómo pensáis que será la entrada de la primera persona en una discoteca pasado el COVID? 

Como ya os adelantaba antes, Valentino ha querido mostrar esta tendencia. ¿Dónde? Jo, pues como para no verlo: botas de gogó que ni las Bratz, maquillaje de cara cual burbuja de Freixenet, lentejuelas, oro, plata y neón. 

¿Y vosotras? ¿Qué tendencia es la que más os gusta y cuál creéis que vais a llevar más?