dejando la píldora anticonceptiva

Hace unos tres meses dejé después de más de siete años la píldora anticonceptiva. Así que ya creo que os puedo contar los efectos que ha tenido en mí.

Antecedentes

Empecé a tomar la píldora en 2014 como método anticonceptivo al empezar una relación estable. Hasta entonces mis periodos habían sido bastante regulares, abundantes y no especialmente dolorosos. Aunque tiene más efectos que la famosa vacuna de Astra Zéneca y como anticonceptivo ya no tenía sentido, he tardado mucho en dar el paso de dejarla por miedo a cómo me afectaría.

flowers and book
Karolina Grabowska

Efectos positivos

  • Periodo más abundante. Vale, esto de primeras puede parecer un efecto negativo, pero durante el tratamiento mi sangrado disminuyó progresivamente hasta casi no existir. He llegado incluso a visitar un par de veces al ginecólogo por esa amenorrea, ahora me parece más natural. Aunque sea un efecto placebo yo me siento más sana.
  • Mejor circulación. Tras empezar con la pastilla empezaron a aparecer pequeñas varices y moretones con cualquier golpecito. Sobre las varices no os puedo decir aún pero, desde luego, ya no se me marca cada mínimo golpecito que me de. Y menos mal porque soy el ser más patoso del planeta.
  • Aumento del apetito sexual. Siempre he sido una persona sexualmente muy activa y el deseo fue cayendo tan paulatinamente que ni lo noté. El cambio ha sido genial, me he reencontrado en ese sentido. Una auténtica revolución sexual.

Efectos negativos

  • Dolor. El dolor es lo que peor llevo. Os aseguro que ahora mismo el dolor es mayor que antes de empezar con la pastilla. Deporte y calor seco es lo mejor para intentar calmarlo sin recurrir a analgésicos. Tenéis que haceros con uno de estos saquitos, son nuestro mejor aliado.
  • Cambios de humor. La montaña rusa emocional es más real que nunca, poco más os puedo decir.
  • Aumento de peso. Una amiga gine me ha confirmado que no es nada habitual, pero en mi caso así ha sido. Adelgacé cuando empecé con la píldora y he ganado peso al dejarla, al revés que todo el mundo.
Mujer haciendo ejercicio
Karolina Grabowska

Al final cada cuerpo es un mundo y a cada una nos mostrará diferentes efectos, pero espero haberos ilustrado un pelín este proceso.

Históricas que no histéricas

Estamos acostumbrados a que calificativos como “loca” o “histérica” se les atribuyan a mujeres que han tenido un gran papel dentro de la historia. Pero estos calificativos han sido dados por sus coetáneos y sucesores para empañar los logros de mujeres que hicieron grandes cosas en una época en las que ese no era su papel.

En el articulo de hoy os traigo a tres mujeres que hicieron historia, aunque algunas fueron invisibilizadas por los hombres de su alrededor para su propio interés.

Juana “La Loca”

Juana I de Castilla

Juana I de Castilla no solo fue tratada como “loca”, estando encerrada con el consentimiento de su familia durante 50 años siendo la reina legítima de España, sino que ha pasado a la historia como Juana “La loca”, ¿pero realmente estaba loca?

Era bastante inteligente, pero educada para ser la perfecta esposa de algún príncipe europeo. Con tan solo 17 años se trasladó a los Países Bajos para casarse con el archiduque de Austria, Felipe “El Hermoso”, con el que tuvo 6 hijos. 

Tras una serie de fallecimientos en su familia, su madre Isabel “La católica” le pidió que volviera a castilla ya que, se había convertido en la única heredera de las coronas de Aragón y Castilla. En ese momento nadie cuestionaba la capacidad de Juana para ser reina, su temperamento era de dominio público, pero se consideraba heredado de su madre. Su papel como futura reina fue cuestionado rápidamente y muchas teorías se refieren a que fue una conspiración política. Juana era un obstáculo para que Felipe y Fernando tuvieran el poder absoluto sobre Castilla. 

Su gran temperamento y sus posibles depresiones fueron la excusa perfecta para que su marido y su padre exageraran su condición para hacerla una inaceptable soberana, aunque nunca se le dio oportunidad de demostrarlo. 

Camille Claudel

Camille Claudel

Escultora parisina. Desde muy pequeña moldeaba el barro, una afición que al hacerse mayor no desapareció y que no gustó nada a su familia, que esperaban que fuera una futura esposa y madre. 

Con 17 años entra en la escuela de Bellas Artes de París, donde Auguste Rodin se da cuenta de su talento y la acoge en su taller como su alumna. Camille fue la encargada de esculpir las manos y los pies de todas las figuras de “Las puertas del infierno”. La vida en el taller no era nada fácil, tuvo que aguantar críticas y comentarios sobre su capacidad como artista.  Fue la que ayudó a dar forma a alguna de las obras mas importantes de Rodin, llegando un punto de no soportar que el maestro se llevara todo el reconocimiento público. Su papel había sido relegado al de alumna y amante.

Esta situación unida a la tormentosa relación amorosa con Rodin (casado), la llevaron a tomar la decisión de abandonar al artista y su taller. Después de esto se encerró en su casa, aunque no dejó de crear obras maestras. Sufrió manipulaciones y maltratos por parte de su entorno, que llegaron a obligarla a ingresar en un psiquiátrico con el diagnóstico de “manía persecutoria y deliros de grandeza”. 30 años de reclusión en la que se le negaron las visitas, a pesar de las cartas que le mandaba a su hermano pidiendo que la sacara de allí, y donde no pudo realizar ninguna obra. 

Dejó una obra que demuestra un gran talento. Buscando siempre transmitir las emociones con una gran sensibilidad. Si Camille Claudel hubiera nacido hombre, su camino y reconocimiento hubieran sido otros.

L’Age mûr. Camille Claudel (1899)

Nellie Bly

Nellie Bly. Antes de comenzar su vuelta al mundo.

Periodista estadounidense, su nombre real era Elizabeth Jane Cochran, pero pasó a ser conocida como Nellie Bly cuando comenzó su carrera periodística. Leyó una publicación que hablaba de que las mujeres que trabajaban eran monstruosas y debían quedarse en casa, esto la enfadó tanto que escribió un artículo en respuesta al periódico, el editor quedó tan impresionado con su estilo que le ofreció un trabajo en el periódico. 

Es una pionera en el periodismo de investigación. Su artículo más famosos es “Diez días en un manicomio”. La periodista se infiltro en un asilo de mujeres donde recopiló contenido sobre los abusos y maltrato inhumano que se vivía en ese lugar. Este artículo llevo a una reforma e inyección de dinero para el tratamiento de los enfermos mentales. 

Tras la publicación de la novela “La vuelta al mundo en 80 días” de Julio Verne, Nellie le propuso al jefe de redacción del New York World intentar dar la vuelta al mundo en 73 días, tras la primeras negativas al final accedió. Con 25 años retó a Phileas Fogg y comenzó su particular vuelta al mundo, solo que ella tardó solo 72 días, 6 horas, 11 minutos y 14 segundos.

Tras esta hazaña Nelli se casó y dejó de escribir para dedicarse a ser una mujer de negocios. Tras la muerte de su marido el negocio cayó en quiebra y ella volvió al periodismo cubriendo el sufragio femenino y estando una temporada informando desde el frente en la Primera Guerra Mundial. Continuó escribiendo hasta su muerte 1929.

Juana I de Castilla, Camille Claudel, Nellie Bly son tres mujeres que de una manera u otra hicieron historia, pero hay muchas más mujeres que, teniendo un papel importante en la sociedad, sus nombres no tienen un lugar protagonista en la historia.