zahara en el sevilla alive

El pasado sábado 10 de julio, #laputagira llegó a Sevilla para ponerlo todo patas arriba y regalarnos un arcoíris de emociones en las dos horas que duró el show.

Puta

Para quien no lo sepa, el último álbum de Zahara es un disco conceptual llamado Puta. En él, Zahara se desnuda ante su público, dejándonos ver todas sus miserias, haciéndonos partícipes de su dolor e involucrándonos en su proceso de sanación. Un disco que ya desde el título es una declaración de intenciones, la palabra puta ya no nos duele, la llevamos por bandera.

El concierto

Como era de esperar, el concierto fue un cúmulo de emociones preciosas. Se me saltaron las lágrimas de rabia cuando alzaron los banderines de puta en Ramona. Me llené de orgullo cuando todos coreamos “puta” como un grito de amor infinito. Sentí complicidad en Taylor, que puso palabras a lo que no sabía que sentía. Y empaticé con todas las Sansas del mundo.

La rave defintiva

Era de esperar, que todos los sintes que acompañaron el concierto, reversionando las canciones de siempre, viviesen su punto álgido al final del concierto. Todos nos moríamos de ganas de bailar cuando sonó Hoy la bestia cena en casa, pero lo mejor estaba por venir. Con esa infinita versión tecno de Berlín U5 era pura droga, la mejor noche de fiesta de tu vida.

No puedo esperar a volver a ese momento cuando no haya restricciones.

La sorpresa final

El broche de oro al concierto lo puso Dolores –aprovecho para recordarte que ya te conté que el folclore está de moda– la copla de Zahara. En ese momento, Zahara lució un precioso vestido de Moisés Nieto hecho para ella con trapos y manteles de su pueblo, una pieza llena de cariño y de recuerdos. Dolores terminó el concierto de forma circular, cerrando con una copla un concierto que había empezado con Ojos verdes y María de la O.

El espectáculo que nos ofreció Zahara fue maravilloso y completísimo, integrando magistralmente elementos dispares. Si tenéis oportunidad, no lo dudéis, vividlo en primera persona.

Vuelta a los orígenes (musicales)

Mucho se ha hablado de Demasiadas mujeres de C.Tangana, Rosario de Cádiz y Joselito incluidos, pero ¿estaba haciendo algo nuevo?

Algunos dirán que no, que desde el lanzamiento de Malamente en 2018, estamos viendo el folk pegar fuerte en el panorama nacional. Pero esto quizás sea sólo la parte que más ha llegado al público mainstream. Muchos artistas con menos repercusión mediática ya estaban haciendo eso antes ¿queréis conocer algunos?

Asturias

Ya desde 2012 Rodrigo Cuevas empezó a llevar el folclore, en forma de copla, al moderneo. Aunque no fue hasta 2019 con el lanzamiento de su obra Manual de cortejo cuando de verdad se centró en la  música tradicional asturiana y la hizo llegar a toda la península. El álbum se llevó a cabo a partir de un verdadero trabajo de campo, conociendo de primera mano la canción popular astur. Sin

País Vasco

Iba de camino al trabajo cuando presentaron en último trabajo de Verde Prato en Radio3. Kondaira Eder Hura es un disco conceptual, casi íntegramente escrito en euskera, que contaba la historia “de Romeo y Julieta vascos”.  Es una preciosidad que merece ser escuchada mil veces. Lo confieso, este disco es el culpable de este post.

Castilla- La Mancha

Hacemos una parada en una tierra un poco olvidada musicalmente, Castilla la Mancha. Y lo hacemos de la mano de Enrique y Roberto Ruiz Cubero a.k.a. Los hermanos Cubero, que llevan llevando la música de su tierra por bandera desde 2010. Su último trabajo es un disco de colaboraciones, algo también muy en boga en la industria.

Si te gusta lo que hacen, echa un ojo a la peli La muerte en la Alcarria.

Andalucía

Con perdón de Haze, puede que Califato 3/4 sean el máximo exponente de este movimiento en el sur. La primera vez que escuché una marcha rompiendo en drum and bass me rompió todos los esquemas. Jamás se me habría ocurrido que eso pudiese existir, y ahí estaban ellos. Desde 2018 no han parado de crecer y, de hecho, en la antigua normalidad estaban en el cartel del BBK, ahí es ná.

He dudado mucho si catalogar esta música como folk porque al final nuestro folclore es Rocío Jurado, no Mumford and sons. Pero creo que en el imaginario colectivo el folk es estadounidense y llamarla música tradicional evita malentendidos.
Desde luego no soy una experta en música y este análisis ha sido muy superficial, pero espero, al menos, haberos enseñado nuevos grupos y haceros un poquito partícipes de las diferentes culturas del territorio nacional. 

Ahora os toca a vosotros, ¿los conocíais? ¿es folk? ¿qué grupos pensáis que representan vuestra tierra?
Espero recomendaciones y vuestros comentarios.

Outfits para un verano de conciertos

Yo no sé a vosotros, pero no hay plan que me guste más que la música en directo. Y aprovechando que en poquito empieza el ciclo Sevilla Alive he decidido dejaros por aquí unos looks inspirados en los conciertos a los que yo voy a ir ¿coincidiremos en alguno?

Os pediría que le deis al play antes de leer porque, al final, ha sido la música la que ha inspirado esta selección.


28 de mayo – Nathy Peluso en Granada

En cuanto el Granada Alive anunció cartel, le dije a mi compi “Sil, tenemos que ir”.  Y no sólo porque una persona que dedica una canción a la pizza está siempre en mi equipo. Si no porque es la tía, tras DY, que más me hacerme mover el culo y perrear hasta el suelo. Cuando pienso en Nathy Peluso pienso en exuberancia así que fui directa a una firma que asocio a la misma palabra, The Attico. Lentejuelas, plumas, terciopelo, colores vibrantes…Todo el look gira en torno a la falda de The Attico que he combinado con una camisa crop de espalda descubierta de Prada. Juvenil y atrevida pero sin robar el protagonismo de la pieza central. A los festis se va en zapatillas y estas converse de cebra son fantásticas y del mismo color que el bolso baguette de Coperni, muy 90’s, un poco trap. Para redondear el look, los pendientes de Paco Rabanne añaden brillo a la mitad superior del cuerpo.

Estilismo de @ce.bernabe

11 de junio – Derby Motoreta’s Burrito Kachimba

Ya os hablé de ellos en el post sobre el día de Andalucía, y es que los DMBK lo están petando con su nuevo largo Hilo Negro. He de decir que no es el estilo de música que más me gusta pero lo que hacen tiene una calidad extrema y merece mucho la pena verlos en directo. Además, que son locales y tenemos que valorar y apoyar lo que se hace en casa.
El disco mantiene la esencia quinquidélica del grupo y, evidentemente, te transporta a los 70’s y recuerda a Triana. 
Los vaqueros acampanados de Khaite y un caftán con flecos de Uterqüe son toda una declaración de intenciones. A mí me gusta el brillo, lo siento, y por eso el  top (de bikini) de Melissa Odabash bajo el caftán tenía que ser dorado. Un bolso de Gucci y converse en tonos oscuros para que queden en un segundo plano.
Algo que siempre he asociado a esta estética hippie setentera son los moños con palillos, que me parece un gran toque al estilismo. Estos son de Aliexpress.

Estilismo de @ce.bernabe

12 de junio –  La La Love You

Es el concierto al que más ganas tengo de ir. La La Love You es pop buenrollero y muy bailongo. Conocí el grupo en diciembre de 2019 y aún no he tenido oportunidad de verlos en directo. La banda sacó el disco allá por 2013 pero no tuvo la acogida que merecía. En 2019 gracias a la entrevista de Amaia en La resistencia ganaron mucha popularidad y ahora podemos verlos en los carteles de muchos festivales.
Como buena fan, a este concierto iría con la camiseta del grupo y articularía todo el look en torno a ella y al color rosa que tanto asocio a la banda.  En un look de camiseta y Levi’s la clave son los complementos. Una cadenita de Bimba y Lola, unas Hoff ,un trench de organza espectacular de Acne Studio y el maravilloso bolso con plumas de Tita Madrid.

Estilismo de @ce.bernabe

10 de julio – Zahara

El disco de Zahara es de lo mejor del año, y no lo digo yo, lo dice Julio Ródenas. Es un disco crudo y brutal donde a golpe de canción Zahara se abre en canal para cantarnos sus más duras experiencias, secretos, complejos… Puta es un vestido lencero negro, como este de Zadig & Voltaire, con accesorios también negros: Vans Old skool y bolso de Rouje .
Los sintes de Martí Perarnau IV los he querido reflejar en estos calcetines de glitter de Calzedonia. Porque por muy jodidos que estemos siempre podemos bailar y evadirnos un rato.
Finalmente, he querido rendir homenaje a la estética mariana de la portada descontextualizando la corona de Verbena Madrid y darle una segunda vida en un look mucho menos formal que para lo que inicialmente fue diseñada.

La banda de puta la llevamos todas todos los días ¿por qué no dejar de hacerlo metafóricamente?

Estilismo de @ce.bernabe

2 de septiembre – Miss Caffeina

La primera vez que fui a un concierto suyo estuve como un minuto en shock, de pie, parada, con las lágrimas a punto de brotar porque no sabía lo que sentía, admiración, euforia, pertenencia, placer… recuerdo ese minuto como el más feliz de mi vida y siempre voy a estar en deuda con quien me regaló esa entrada. Miss Caffeina lleva diez años poniéndole banda sonora a mi vida y Detroit es el disco culpable que de que cada vez más busque música que me haga bailar.

Para mí Miss Caffeina siempre ha sido lentejuelas, pero Oh Long Johnson es un disco más maduro, con una temática más comprometida con el colectivo LGTBQ+. He querido crear un look sencillo y sin género, para mí o para Rafa que me va a acompañar al CAAC en septiembre. Unos shorts de cuero de Alaïa, una camiseta anudada de Isabel Marant y una cazadora Levi’s. Un crossbody de Prada y unas Veja muy neutras para complementar el look sin estridencias. Para terminar, unos calcetines blancos, como estos de Gucci, que son un guiño personal al look de @Albertocaffeina en el último concierto que dieron en Sevilla.

Estilismo de @ce.bernabe

Mi favorito sin duda alguno es el de Nathy Peluso, me puede el brillo. Pero estoy segurísima de que el de Zahara (en versión low-cost) voy a llevarlo a la práctica.

la maravillosa alice wonder

La íntima “intensidad contenida” de Alice Wonder inundó Sevilla.

El show acústico que dio la artista madrileña el pasado 28 de marzo en la en la Sala X se sintió casi como los de antes.

Evidentemente, los formatos acústicos funcionan mejor para un público sentada y el repertorio de Alice Wonder encaja a la perfección en ese tipo de actuación. La artista dejó la banda en casa y ella sola se bastó para llenar el escenario. Su guitarra o su piano era suficiente acompañamiento a tal potencia lírica y semejante voz.

Durante la hora y media que duró el concierto, hizo un recorrido por su producción. Alice Wonder, a sus 23 años, ya tiene en el mercado un EP, Take off, y un LP, Firekid, a cuya gira pertenecía este concierto.
Como ella misma nos contó había desde canciones que compuso con 17 años a las que escribió hace tan solo un par de meses. Su segundo largo, Que se joda todo lo demás, verá la luz este mayo y esta vez está compuesto íntegramente en castellano ¡qué impaciencia!

Y de regalo, hizo la versión más bonita posible de Vete de Bad Bunny.

Honesta, rota y contundente, consiguió arañar el alma de todos los presentes. Alice se desnudó, nos contó como habían nacido las canciones e incluso se rió de sí misma dándonos “un descanso entre drama y drama”. Sin duda, la naturalidad cómplice con la que obsequió a los presentes fue determinante para lograr esa atmósfera tan mágica.

La industria de la cultura ha sido una de las más castigadas durante la pandemia y desde aquí os animo a seguir disfrutando de la #culturasegura. Una de las cosas que más me gustan en el mundo es la música en directo y cada vez que alguien me pregunta si los nuevos conciertos merecen la pena, yo lo tengo claro, para mí es un sí. Y este concierto no ha hecho más que ratificarlo.