Britney spears planta cara

¿Sabes que durante los últimos 13 años el padre de Britney Spears tenía el control total de la vida de su hija? ¿Te imaginas vivir así? Porque Britney ya se ha cansado.

Hace ya (oh, dios mío, cómo está corriendo el tiempo) un año que empezó a extenderse por redes sociales el movimiento #FreeBritney. Aunque empezó en 2009, no fue hasta el momento en el que la cantante pidió un cambio de tutela por esas fechas que sus seguidores empezaron a sospechar que algo bueno no pasaba.

Hace unos meses se estrenaba el documental «Framing Britney», donde empezamos a vislumbrar un poco más lo que estaba pasando. Pero no ha sido hasta hace unos días que Britney ha testificado para reclamar su tutela ante el Tribunal de los Ángeles. Estas son algunas de sus declaraciones:

  • «Señoría, mi padre y todos los involucrados en esta custodia, incluida mi mánager, que tuvo un papel clave en mi castigo, deberían estar en prisión»
  • “Le he dicho al mundo que estoy bien y feliz. (…) Pero estoy traumatizada. No estoy feliz, no puedo dormir»
  • «Quería quitármelo (el DIU) para poder intentar tener otro bebé, pero este supuesto equipo no me permite ir al médico a hacerlo porque no quieren que tenga más hijos»
  • «Así que básicamente esta tutela me está perjudicando más que beneficiándome. Me merezco tener una vida. He trabajado toda mi vida»
  • «He estado en negación, he estado en shock. Estoy traumatizada»

Las crisis que sufrió en el pasado fueron las que llevaron a los tribunales a concederle la custodia a su padre pero, ¿por qué debería seguir siendo así? ¿Por qué si una persona está diciendo que está sufriendo no intentan hacer algo?