Limpieza facial y tratamiento Oxigenante

El “maskné” ha sido una realidad desde que la mascarillas se ha convertido en nuestro inevitable complemento. Los productos antiacné o purificares son, para algunas, nuestros mejores aliados en estos momentos, pero estos no son la única solución.

Os explico mi caso, yo tengo una piel mixta, la zona T es más grasa y el resto más seca. Desde que comenzamos a usar las mascarillas empecé a sufrir acné por toda la barbilla, aunque en mi opinión fue un cúmulo de situaciones y no solo el uso de la mascarilla. 

No dejaba de irse un grano cuando ya me salía otro, de esos internos que tardan en irse y duelen una barbaridad. Por mi tipo de piel además los granitos no se iban y ya está, sino que dejaban un recuerdo en forma de mancha, tengo que decir a mi favor que yo no me toco los granos, como vienen dejo que se vayan. Empecé a usar varios productos para el acné: limpiadores purificantes, tónicos, cremas hidratantes, niacimida + zinc, ácidos, mascarillas… y la verdad es que no veía un gran cambio. 

Después de todo esto decidí ponerme en manos de profesionales para someterme a un tratamiento que mejorara mi acné, recordad siempre acudir con gente experta que os recomienden el mejor tratamiento para vuestro tipo de piel. Me aconsejaron una limpieza facial junto con tratamiento oxigenan así que allí fue a que me mimaran durante 90 minutos. 

Primero me hicieron un diagnostico facial, (nivel de hidratación, si tenía manchas de sol o algún grano interno, sensibilidad de la piel), esto está genial para conocer tu tipo de piel en profundidad y poder aconsejarte el mejor tipo de limpieza. Seguidamente me hicieron una limpieza facial con punta de diamante para eliminar puntos negros, piel muerta y dejar la piel preparada para el siguiente tratamiento, además ayuda con los poros dilatados y marcas de acné, como es mi caso. 

Tras dejar la piel bien limpia y lista para el siguiente tratamiento, que iba a ser el momento real de relajación porque para ser sincera el momento vapor y extraer los puntos negros no es lo más relajante del mundo. El tratamiento de oxigenante consiste en una mascarilla que te ponen en la cara y el cuello. Contribuye a tener una piel más uniforme, aumento de colágeno, reducción de los poros… La verdad es que no se cuanto tiempo estuve con la mascarilla porque fue un momento tan relajante que creo que hasta me dormí. Al retirar la mascarilla te realizan un masaje facial para que el resto del producto se absorbiera bien. 

Cuando acabó el tratamiento completo, la verdad es que salí con la piel mucho más hidratada, suave y con un aspecto más saludable. También note que en mi rutina facial diaria los productos empezaban a funcionar más después de la limpieza y la oxigenación. Comencé a usar una crema hidratante de oxigenante que por mi tipo de piel me ha ayudado mucho a reducir la aparición de granos, además de con el aspecto de los poros, que se ven menos dilatados. 

Esta crema de la marca “Ziaja” es la que yo he comenzado a utilizar.
Buena, eficaz y barata

En vuestro caso, ¿también habéis sufrido de acné por culpa de la mascarilla?. ¿Cuál es vuestra rutina o truco para mantenerlo a raya? Os leemos.

Maquillaje masculino

El sector de la cosmética está muy marcado por los roles de género, aunque en los últimos años ha empezado a tomar protagonismo el “free gender beauty” o productos unisex que no atiendan a los roles de género. 

Cada vez existen más hombres que deciden utilizar cosméticos para cuidar su piel y verse con un mejor aspecto en su día a día. Aunque es cierto que, sobre todo para la sociedad, no es lo mismo que un hombre utilice productos de cuidado facial (limpiadores, crema, sérums…) que productos de maquillaje. Existen todavía muchos estereotipos sobre los hombres que deciden maquillarse. 

Se me hace curioso como, aún habiendo hombres que han sido un referente a la hora de eliminar este estereotipo, tratando el maquillaje como algo que no tiene género, todavía no hemos conseguido eliminarlo. Se me vienen a la cabeza nombres como: David Bowie, Prince, Billie Joe Armstrong, Jared Leto, Cristiano Ronaldo, David Beckham o Emmanuel Macron.

Cantante Prince

Entendemos que la piel de los hombres y las mujeres es diferente y eso afecta a los componentes del producto, cada piel tiene unas necesidades distintas. Pero ¿por qué el packagin tiene que ser diferente? Grandes marcas como Chanel han sacado productos específicos para el maquillaje masculino. Los colores oscuros (negro y azul marino) son los que predominan y los productos suelen ser sin aromas, a diferencia de los productos específicos para mujeres. Otras como Givenchy han creado productos unisex pero en los envases siguen predominando los colores negros y líneas minimalistas.

Incluso han aparecido marcas como War Paint for Men en la que, todos los envases tienen un diseño sobrio y el único color que podemos ver es el negro. ¿Pintura de Guerra? Vamos a ver Manolo si tienes ojeras te pones un corrector, y si quieres disimular imperfecciones te pones base de maquillaje, no hace falta que se lo llames pintura de guerra, vas a trabajar a una oficina.

El marketing que llevan a cabo este tipo de marcas nos hace pensar como se sigue creando productos para no herir la masculinidad tóxica. En vez de llamarlo maquillaje, hay que buscar alternativas para que los hombres no se sientan “menos hombres” por utilizar productos que se consideran exclusivamente femeninos.

Existen marcas como Matriskin que crean productos sin aromas y diseñan envases con colores que no puedas identificar con ningún género en concreto. La marca Fenty de Rihanna tiene ha creado videos tutoriales “Makeup for men”, en los que usan los productos de la marca sin necesidad de crear una linea diferente para el maquillaje masculino . 

El camino hacia una cosmética unisex real debería comenzar por diseñar envases de los productos según los tipos de pieles y no según géneros. Olvidarnos de los estereotipos y empezar a entender que, el sentirse y verse como uno quiere no tiene nada que ver con el género.

TENDENCIAS de BELLEZA 2021

2020 ha cambiado el paradigma y en materia de belleza, por supuesto, también hemos notado las consecuencias. Analicemos juntos las tendencias que han llegado para quedarse en 2021

Auge del skincare

La comodidad ha sido la principal secuela de la Covid-19  en materia de moda y belleza. Si nuestro estilo se ha relajado y ha triunfado el steamless, en belleza el gran vencedor ha sido el skincare. Sí, con rima y todo. Las mascarillas han hecho que muchas, me incluyo, reduzcamos el uso de maquillaje. Y, por tanto, que cuidemos más el aspecto natural de nuestra piel. Reconozco que siempre ha sido mi asignatura pendiente pero al fin le estoy pillando el gusto. He aprendido mucho de @laurabey__, si os interesa la cosmética esta chica es un MUST.

Uñas de colores más claros

Que levante la mano la que lo pasó fatal para quitarse la manicura semipermanente -o peor, de gel- en confinamiento.

Exacto, hasta la mismísima Regina George pasó ese traumita y no queremos revivirlo. Por eso buscaremos uñas más “agradecidas” cuando van creciendo. Uñas únicamente con brillo, nudes o las #milkynails. Solo tenemos que fijarnos en las manos de las influs de este post para ver la clara tendencia, uñas naturales.

*TIP: Recomendaré el endurecedor científico de Mavala hasta la saciedad. Fue lo único que salvó mis uñas postgel. Si tienes uñas quebradizas o que se rompen en capas… ¡Corre a por él!

Labios desnudos  

En la onda del resto de tendencias, la herencia del 2020 nos está complicando mucho el tema labios. Yo siempre voy a defender unos labios rojos, y mantengo que un labial líquido puede funcionar

Sin embargo, es normal que no apetezca invertir en un labial que poca vida va a tener más allá de una reunión por zoom. Además, si te armas de valor y decides colocártelo bajo la mascarilla, las probabilidades de que llegue movido a destino son muy altas. Como resultado, ésta está siendo la primera crisis en la que no aumentan las ventas de labiales.

Apostar por los ojos

Y si no podemos maquillar la piel, ni los labios ¿qué nos queda? Los ojos. No es de extrañar que las principales tendencias estén centradas en marcar nuestra mirada. Los delineados extremos y coloridos, no aptos para las más conservadoras, serán nuestro aliado infalible en 2021, un simple gesto que cerrará nuestro look. Una especie de simplificación del maquillaje Euphoria que tantas puertas -cristales- nos abrió en 2019.

Dejo por aquí algunos ejemplos para que os sirva de inspiración:

Y ahora que está todo dicho por mi parte, quiero conocer vuestra opinión.

¿Os vais a sumar a alguna tendencia?