Scalpers y el poliamor

“Poliamar” es el nombre de la nueva campaña de Scalpers, la cual viene a presentarnos su sección “Invited Brands”. Y claro, cómo no íbamos nosotras a mencionar esto aquí.

Quien me conozca sabe que me he pasado varios años trabajando para Scalpers. Como también que mi vida lleva mucho tiempo ligada a la marca de la calavera. En mi casa hemos guardado incluso bolsas con el primer logo que sacaron. Y siempre ha sido la marca a la que recurro en cumpleaños y navidades para regalar a mis hermanos. Porque cualquier cosa de Scalpers es siempre un acierto. Y es por eso que cualquier acción que hagan hará saltar mis alarmas. Tal y como ocurrió con la campaña “Tenemos la imagen por los suelos” que, por si no la recordáis, os la dejo por aquí.

El futuro en el marketplace “Invited Brand”

Lo estamos viendo por todas partes: los market place están en auge. ¿No sabes lo que es? ¿Si digo “Amazon” lo entiendes? En un market place aglutinamos varias marcas bajo un mismo nombre. American Vintage, Fila, Levi’s o Converse son algunas de las marcas que podremos encontrar dentro de la página de Scalpers, que nos presenta esta sección con la campaña “Poliamar”.

Por cierto, no. No se nos ha pasado el detalle de que esta campaña ha salido justo en el mes LGTBIQ+ y que el mensaje está muy bien alineado con el momento ( #PerfectTiming ). En sí, el pensamiento y la ejecución es maravillosa. Sin embargo se me plantea un problema: me falta algo.

Un sabor agridulce

Querido Borja Vazquez y equipo: sueño con el día en el que dejéis de imaginaros en Nueva York o cualquier gran ciudad y os deis cuenta de la tierra tan maravillosa que patean vuestros pies cada día. Es lo único que me falta de vosotros.

Quizá, os propongo, lanzar para el próximo 28 de febrero un “Invited Brands” con todas las marcas andaluzas que intentan salir adelante en una CCAA en la que se respira moda pero muy pocos pueden vivir de ella. Es más: os reto. Os reto a volver a situar Sevilla en el mapa. A parar de dejaros llevar por marcas más grandes y convertiros en los abanderados de la moda andaluza si hace falta. Convertiros en el Inditex sevillano, cordobés, gaditano… Pero hacedlo bien, por favor.

Ernesto Naranjo, Reveligion, Antonio Rivas, Cherry Massia, Iván Campaña… Y una enorme lista de diseñadores A los que sí, ahora muchos ponen cara, pero que en su momento les hubiera venido muy bien tener a alguien que les respaldara. Cread un HUB. Seleccionad talento. Sentid las pasarelas andaluzas y potenciad que esto traspase paredes, pantallas, fronteras.

Las verdaderas influencers del s.XXI

Cuando hablamos del término “influencer” hoy en día a nuestra mente nos viene la idea de que se tratan de personas que viven de las redes sociales. Pero seamos sinceras ¿de veras todas esas influs a las que sigues tienen efecto en ti? Aquí te dejo una lista de las verdaderas influencers de este siglo. Mujeres capaces no solo de conseguir que tú cambies aspectos de tu vida, sino toda la sociedad.

A día de hoy está claro que todas, todos y todes conocemos a Dulceida, Chiara Ferragni o a las hermanas Pombo. Pero ¿realmente su poder ha traspasado las fronteras del tiempo y del espacio? Aquí te dejo mi top 5 de las verdaderas influencers del siglo XXI. Y es que, aunque no queramos reconocerlo, estas personas han creado un imperio con todas las de la ley.

Paris Hilton

Te podrá gustar más o menos su personaje, pero Paris Hilton es el mayor referente en el que podemos pensar cuando hablamos de los 2000s. Incluso si en muchas ocasiones fue catalogada como la “peor vestida”. ¿Qué famosa no ha pasado por eso? Desde el momento en el que surgió este personaje su vida ha estado rodeada de polémica. Porque sí, ha influido también de manera negativa: drogas, anorexia, sex tapes… Sin embargo, muchas quisimos ser la Paris Hilton BFF por una temporada. Su estilo de vida yendo a fiestas, rodeándose de todas las famosas del momento, sus chihuahuas, la purpurina. Ay dios la purpurina. Por golpe y sorpresa todas teníamos algo de su marca, todas hemos llevado pantalones de tiro bajo (con su respectivo tanga asomando), y todas hemos querido tener el teléfono lleno de pegatinas de diamantes.

Por otro lado, Paris ha resurgido de sus cenizas y ha vuelto a atraer todas las miradas. Los 2020s vuelven a ser su año. Ahora es imagen de estilo, sofisticación y perfección, firmando campañas con Lanvin o Valentino. Por no mencionar que gracias a su nuevo documental, algo más real que todo lo que nos ha enseñado hasta ahora, ha dado mayor visibilidad a los casos de abuso en la escuela Provo Canyon. Convirtiéndose en una de las celebridades más activas en la lucha contra el abuso infantil.

Kim Kardashian

Una de las grandes amigas de Paris Hilton no podía saltar a la fama sin que la polémica rodeara su vida. Eso está claro. Pero gracias a que en su momento (decidieran sacar o) saliera a la luz su sex tape, las familia Kardashian se posicionó de manera global. Pero ¿por qué Kim Kardashian está en esta lista? Pues sí, por lo que ha sido famosa todo este tiempo: por su culo. En realidad, por su cuerpo en general. Kim ayudó a cambiar el canon de belleza impuesto durante varias décadas: empezando por Kate Moss y seguido por su BFF. Y es que de repente, una persona bajita, morena y con curvas (en ese momento eran algo menores) llegó para decir que nos fijáramos en su culo. En el mejor sentido de la expresión, claramente dicho. Y así lo hemos hecho.

*Sina enseña, Sina entretiene:
La realidad es que hasta ese momento, las operaciones de pecho ocupaban el top 1 de las intervenciones estéticas de EEUU. Llegando a crecer un 39% desde la década de Pam Anderson. A partir de la popularidad de Kim Kardashian, los tratamientos estéticos empezaron a dirigirse a los glúteos. Las mujeres empezaron a optar por un tamaño de senos más natural, lo que en muchas ocasiones acabó en una reducción o incluso extirpación de implantes.

Ashley Graham

Creo que no tengo nada más que decir aparte de su nombre. Solo los pandemials tienen permitido no conocer a esta mujer.

Ashley Graham abanderó el lema “Soy fuerte, soy preciosa, soy talla sexy”. Vino a demostrarle al mundo que ser sexy es un estado mental y que tenemos mucho más que enseñar que ocultar. Como ya sabéis que yo no soy partícipe de estas etiquetas. Pero también hay que reconocer que estas etiquetas ayudaron a posicionar a la modelo. Y que, quizá, de no haber sido por ellas, no hubiéramos llegado a conocerla. #ElPoderDelHashtag.

Cara Delevingne

Cejas, cejas y cejas. No conozco a nadie de mi alrededor cuyas cejas no pasaran en su adolescencia por el terror de las pinzas. Esas líneas de pelo finísimas y los gritos de nuestras madres diciéndonos “como sigas así te vas a quedar sin cejas”. Lo que para Cara Delevingne supuso un motivo de bullying en su infancia-adolescencia, acabó por convertirse en un hito en la historia de la belleza (del s. XXI). De repente todas queríamos tener unas cejas como las suyas. No solo nos las dejábamos crecer sino que, por favor, ¿hay alguien en esta sala que no haya usado en algún momento algún producto para las cejas? ¡Por no hablar del microblanding! Sin lugar a dudas, la modelo debería aparecer como icono en todos los libros de historia de la moda.

Puesto compartido para Lady Gaga y Rihanna

Pensaba que a estas alturas del artículo me quedaría con alguna de las dos. Pero me es imposible. Por un lado tenemos a Lady Gaga, quien fue la artista con la que todo freak o como quieras llamarlo nos sentimos representados. De repente ser raro molaba. Tener un estilo diferente estaba bien. Y, bueno, para los que hemos sido bichos raros toda nuestra vida, nos ayudó a sentirnos mejor con nosotros mismos porque, queridos míos “I was born this way”. Ay pobrecitos de aquellos que le hicieron bullying, no sabían que estaban metiéndose con una de las grandes artistas a nivel global. #Karma

Por otro lado, mientras que Lady Gaga supone un “sé tú mismo, de principio a fin”, Rihanna para mí supone un “deja de intentar contentar a todo el mundo porque tú eres la única que debe contentarse a sí misma”. Más o menos. No podemos negar que RiRi ha sido durante muchos años un producto. Sin embargo, en un punto de su carrera rompió con todo esto y decidió convertirse en la empresaria que es ahora. Línea de ropa íntima, desfiles (aunque cancelados) que competían en realidad con el famoso VSFS, maquillaje, contratos con firmas reconocidas, modelo, actriz y, por supuesto, cantante. ¿Es que hay algo con lo que no pueda?

¿Y tú? ¿Cuál de estas “influencers” ha aportado más en tu día a día?

Monográficos: Josefina andrés

Josefina  Andrés ( Valencia, 1987) es una de las fotógrafas de moda más aclamadas en el ámbito nacional.

Estudió fotografía en la  Escuela de Arte y Superior de Diseño de Valencia y ya antes de terminar estaba trabajando el Grupo Prisa como periodista y fotógrafa de Moda en SModa, Roling Stones y El País.
Pero esa fue solo la primera parada. Desde ahí no ha parado de sumar cabeceras a su lista de clientes. A día de hoy puede presumir de trabajar en las principales revistas de moda del país. Glamour, Telva, Harper’s Bazaar y Vogue -de izquierda a derecha- son los ejemplos que te dejo abajo.


Pero no solo la publican en revistas. Hemos podido disfrutar sus fotos en editoriales e ecommerce de marcas como Zara o Mango.

@josefinaandres


Finalmente, y quizás lo más importante, es destacar su impresionante trabajo fotografiando street style. Es capaz de seleccionar a los personajes más inspiradores, no sólo seleccionando un look especial sino actitudes que lo acompañen. No hay más que ver la foto de María Valverde. Empezó, como ella misma cuenta, fotografiando una semana de la moda masculina en Londres y desde entonces (mientras el COVID lo ha permitido) no ha faltado a una de la mano de Vogue.

* Todas las imágenes están sacadas de su cuenta de Instagram *

Esto es solo una pequeñísima muestras de su impecable obra. Os recomiendo muchísimo que la sigáis en redes para conocer su trabajo de primera mano.

DUDEWITHSIGN X ZARA

Seth, más conocido como @dudewithsign, empezó su cuenta de Instagram a finales de 2019 y desde entonces su popularidad no ha parado de crecer. A día de hoy, su cuenta acumula más de 7,5 millones de seguidores en todo el mundo.

Seth nos traía frescura con sus simples carteles a rotulador negro sobre un pedazo de cartón, muchas veces dirigidos a multinacionales. Era justo lo contrario al idílico mundo de Instagram, no era bonito ni deseable. Simplemente es gracioso porque dice lo que todos pensamos pero nos callamos. Recientemente empezó a hacer colaboraciones con marcas pero, por supuesto, de forma poco ortodoxa:

@dudewithsign

Ahora ha ido un paso más allá. Fu** Jerry, la empresa tras el influencer, ha firmado un acuerdo con Inditex para sacar una colección cápsula de camisetas en Zara.

Zara

Un total de cuatro camisetas en las que pueden leerse frases como “Your pet doesn`t need a social media account” – ejem @sinadiaz no está de acuerdo ejem- o “that call could have been a text” que me representa en la vida. Pertenecen a la línea Join Life y su precio ronda los 17 euros.

Zara

Desde luego, no es nada nuevo que un influencer saque una colección con una marca. Ya hemos visto a Chufy o Leandra M. Cohen para Mango, a María Pombo para MIM o Dulceida para Primark. Sin embargo, en estas colaboraciones la influencer formaba parte del proceso creativo, del diseño. Lo novedoso de esta colección es que el diseño es el influencer, directamente del feed a una camiseta.

Zara

Personalmente, me encantan las camisetas porque al final la cuenta de Dude with sign es como una cuenta de memes pero me cuesta imaginar una colaboración de este tipo con influencers “más tradicionales”.

Ahora te toca a ti contarme ¿seguías la cuenta?

¿te gusta la propuesta? ¡Te leo!

reirse de uno mismo como activo: la nueva campaña de pompeii

Pompeii es una joven marca de zapatillas nacida en 2014 de fabricación 100% española y caracterizada por sus suelas de colores poco convencionales.

La marca de zapatillas, que empezó vendiendo exclusivamente online y ya cuenta con cinco tiendas físicas, ha conseguido posicionarse en su nicho de mercado. Sin embargo ahora quiere ir un paso más allá. Romper estereotipos y llegar a un nuevo público.

@POMPEIIBRAND

Yo no sé qué le entraría a los cuatro fundadores de Pompeii cuando escucharon por primera vez que todos sus amigos se llamaban Cayetano. Eso sí, impacto consiguieron y ¿por qué no decirlo? Definió aun más su target. Los Cayetanos querían llevar Pompeii y tres botones desabrochados para que se viese desde lejos que estaban orgullosos de ser Cayetanos.

Pompeii se ha cansado de ser encasillada y ha titulado su colección S/S21 F**CK STEREOTYPES. Han lanzado una campaña en colaboración con @putosmodernos en la que se ríen de sí mismos e intentan acabar con los estereotipos. Guiño a Carolina Durante incluido. Además han aprovechado la ocasión para sumarse a las tendencias de inclusión y sostenibilidad.

Aquí os dejo la campaña:

¿Teníais prejuicios hacia la marca? Yo reconozco que un poco.
¿Qué os parece la campaña? ¿Cambia vuestra imagen de marca?

Anécdotas de una dependienta parte II: ¿Es que el virus nos atonta?

Vamos a decir la verdad desde ya: los horarios de dependienta no son tan bonitos como parecen. No, no vas, haces tus horas y listo. Ser dependienta no te permite desconectar a veces tanto como nos gustaría. Y muchas de esas veces tienes que estar cogiendo el teléfono fuera de tu horario. Si a esto le sumamos este “maravilloso” virus que tenemos rondando ¿imaginas el resultado?

Viernes 15 de mayo. Anuncian que los comercios ya pueden abrir a partir del lunes (con algunas restricciones, claro está). A las 10 de la noche ya estaba recibiendo la llamada de mi encargada para ir al día siguiente a la tienda a las 8 de la mañana. Sin salvoconducto, ni nada. Salías de estar confinado y no poder hacer gran cosa a estar haciendo las devoluciones de rebajas que se habían quedado a medias. Además de montar toda la tienda, claro. 

Te juntas con pedidos de 20 cajas para renovar toda la tienda. ¿De veras crees que voy a conseguir montar una tienda que es más grande que toda mi casa en el tiempo que me das? Dobladita, perfiladita, planchadita…

Y lo más importante: ¡mantenerla! Porque claro, las prendas las tienes que ir desinfectando conforme alguien se las prueba o las manoseas de más. “Mira quiero esto pero en esa talla. ¿Que no la tienes? ¡Pero si esa persona se la acaba de probar! ¡Si no me la das te pongo una reclamación!”. En esos momentos tú ya no sabes qué hacer. Ósea, es una prueba del divino de arriba o algo. ¿Permito que esta persona tenga la posibilidad de contagiarse? ¿Me estás enviando señales?

Qué rápido se nos olvidan las medidas de prevención…

Una vez abres la tienda por primera vez tras tantos meses y tanta información, ilusa de ti, piensas que todo el mundo lo va a respetar. Sin embargo tienes que estar constantemente pidiéndole a la gente que se eche gel y que se pongan bien la mascarilla. Porque a ellos “se les caen las manos”. Pero tú que te pasas ahí 8 horas diarias, con doble mascarilla y tienes que lavarte las manos cada 15 minutos eres inmune. Parece ser. 

A los que se suman los que te dicen “es que me he echado gel en la tienda anterior”. Claro, porque tenemos un chat grupal de todas las tiendas de la zona y nos vamos diciendo quién se lo echa y quién no. 

Pero esto no es lo peor de todo. Recuerdo a una señora que vino a devolverme una mascarilla. ¡Una mascarilla! Fuera de su envoltorio y todo. Según ella, tenía 1 cm más que la que había comprado anteriormente. ¿El resultado? Me llevé una buena reclamación por no devolverle el dinero

Los probadores repelen la covid y yo no lo sabía

Es increíble la de gente que parece creer que los probadores son “urnas anti-covid”. Ante estos casos tú lo único que puedes hacer es comerte tus palabras y pedirle amablemente que se pongan bien la mascarilla, que también se puede contagiar en esa zona. 

Hombres sin camisa, mujeres en sujetador, ambos sin mascarilla. Que tú desinfectas los probadores siempre que puedes. “Por favor, espere un segundo que tengo que limpiar el probador”, sin embargo siempre hay más de uno se cuela. 

“No, si yo estoy sano, no te preocupes”. Ya le tienes que comentar que a lo mejor no es por ellos, pero sí por nosotras. Al fin y al cabo estamos con 1.000 personas a lo largo del día. Incluso más. En cualquier momento puedo contagiarme yo, aunque esté respetando todas las medidas. 

Foto de portada creada por jcomp – www.freepik.es

¿Vuelta al Marketing tradicional?

Mansur Gavriel acaba de hacer su primera campaña de marketing offline a pesar de tener casi una década de vida. Eso, irremediablemente, me hace plantearme si estamos ante un cambio en la tendencia.

Parece mentira que hace unos años a la gente le diese miedo comprar por internet ¿verdad? Y es que la venta online ha sido una beneficiada de la pandemia, llegando a conquistar a los consumidores más reaccionarios. Y si se vende online, el marketing, cuyo último fin es aumentar las ventas, se adapta dando lo que conocemos como marketing digital.

Escritorio con portátil
KAROLINA GRABOWSKA

El ruido digital

Presencia y campañas en redes, el constante trabajo de SEO, newsletters, webinars, códigos de descuento, tutoriales…En la actualidad cuesta encontrar marcas que no tengan una estrategia digital y que no esté creando contenido continuamente. Pero en ese mar de nuevo contenido continuo, a veces incluso efímero, corremos el riesgo de que nuestro mensaje se pierda entre la multitud.

Lujo

Otra de las ventajas del marketing digital es su bajo coste. Marcas con un presupuesto limitado -y profesionales con talento- pueden crear muy buenas estrategias digitales. Sin embargo, solo marcas con un alto presupuesto podrían regalar verdaderas publicaciones como hacen Acne Studios, Loewe, o la citada campaña de Mansur Gavriel.

Mujer ojeando un catálogo
KAROLINA GRABOWSKA

Relaciones

Finalmente, cabe destacar que el marketing tradicional puede ayudar a conseguir la lealtad del cliente. Si me hace ilusión recibir el catálogo de Ikea, ¿no me va a hacer ilusión recibir uno de Mango como los que había antes en tienda? Además, las grandes firmas tienden a acompañar sus envíos con detalles, como notas escritas a mano. Estos gestos ayuda a crear una relación aún más estrecha entre cliente y marca.

Yo romántica empedernida de lo impreso estoy encantada con la idea, siempre que sea respetuosa con el medio ambiente.

Por qué las modelos “plus size” deberían dejar de existir

Hace poco escuché un nuevo término para describir un tipo de modelo en concreto y era el “In between”. Pero ¿por qué sólo existen etiquetas para modelos “plus size” o “in between”?

Entendí la revolución que supuso el introducir el concepto “plus size” en las pasarelas y, que más tarde, fuera llevado a las tiendas de a pie. Y he de decir que fue una corriente de body positive totalmente necesaria.

Hace poco leí que la cadena de “tallas grandes” de Mango, Violeta, cerrarían sus tiendas y estas tallas pasarían a formar parte de la línea woman para ser “más inclusivo”. ¿Soy a la única que esta declaración le repatea en la cabeza?

Sin lugar a dudas, hay que tener mucho cuidado con el marketing que hacemos, pues todas las declaraciones pueden ir en nuestra contra. Para empezar porque:

  1. En primer lugar, no hacía falta crear una línea nueva, con sus propias tiendas, dedicadas a personas de “tallas grandes”. Como si su mensaje fuera “las gordas no pueden mezclarse con las de tallaje << normal >>”.
  2. Si lo que querías era crear inclusión, lo único que tienes que hacer es responder a la demanda de tu clientela y ampliar el tallaje. Ni siquiera hacía falta invertir dinero en abrir nuevos puntos de venta.
  3. Si vas a decir algo que pueda tornarse en tu contra: no lo digas.

Por lo tanto, en una sociedad en la que ya empezamos a normalizar que todos los cuerpos son bellos, en lugar de crear más etiquetas que nos diferencien todavía más, lo que deberíamos hacer es eliminarlas. Y empezar a ver de una vez por todas las cosas como son.

Los dependientes, los mejores defensores de tus ideas

Como ya nos contaba Ana en Anécdotas de una dependienta, las personas que trabajan de cara al público son el mejor arma de una empresa de moda. Básicamente, porque son los que tratan con el cliente todos los días. Seamos sinceros: mientras que algunos se preocupan del ratio de apertura de una newsletter semanal, los que llevan dinero a la empresa son los que están en las trincheras día tras día.

*Anécdota*

En base a todo esto, recuerdo que, cuando trabajaba de dependienta, mi clientela era, sobre todo, “de talla grande”. Era mi responsabilidad el preocuparme de tener el mayor repertorio de estas tallas posible. No fue fácil. Pero poco a poco en mis reposiciones se iban añadiendo las tallas superiores. ¿El resultado? Ya os lo podéis imaginar.

La enseñanza: el truco está en escuchar a tus clientes por medio de aquel que está todos los días con ellos. No hay mejor estrategia de marketing que esa.

Una alternativa posible

Mirad que nos lo han intentado explicar por activa y por pasiva… Lo mejor que podemos hacer para vestir lo mejor posible es escuchar a nuestro cuerpo.

Por un lado, algo muy importante: llevar nuestra talla.

Cada firma es un mundo y tiene un tallaje diferente. Si en una marca tienes una 34 y en la otra una 38, no es que estés más gorda. Es que en esa firma las cosas se hacen de forma diferente.

Por otro lado: atender a nuestro morfotipo.

Hay diferentes tipos de cuerpos. Y no podemos dividirlos en delgados, normales o gordos. Hay expertos que se han dedicado a categorizarlos y no sólo eso: a hacerlo de una manera que no cree connotaciones negativas.

Si aprendemos cómo es nuestro cuerpo y qué figura es a la que queremos asemejarnos, empezaremos a comprender qué prendas son las que mejor nos van para cumplir nuestro objetivo.

Por ejemplo:

Mi morfotipo es el triangular. Es decir, tengo poco pecho y las caderas son más anchas que el espacio que ocupa la parte de arriba. Vamos, que lo que tengo es culo. Por lo tanto, si centro la atención en la parte de arriba añadiendo volúmenes puedo dar la sensación de que mi cuerpo parece tener una forma de reloj de arena.

¿Te das cuenta de que en ningún momento he utilizado el concepto delgado-gordo? ¡Podemos ser inclusivos si escogemos los términos y estrategias correctas!

moda sostenible

Cada día nos bombardean con la sostenibilidad pero ¿tenemos claro qué es y cómo se está implementando en el sector? Quédate conmigo en este artículo para dar respuesta a esas cuestiones.

Definición:

La cualidad de sostenible, especialmente las características del desarrollo que asegura las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de futuras generaciones

Oxford Language
BADYLARZ

¿Por qué la transición green?


El target de las grandes marcas ha cambiado. Con una clientela más mayor ya consolidada, ahora las marcas buscan cómo atraer a la genZ, nativos digitales y con conciencia ecológica. Para ello, necesitan virar sus estrategias tradicionales para abrazar fuertemente la tecnología y utilizar la sostenibilidad como elemento diferenciador de sus estrategias. La industria textil es responsable del 10% de las emisiones de CO2 y del 20% de la contaminación del agua, datos a cambiar para atraer a su público objetivo.
Además, entre otras políticas contra el cambio climático, la Comisión Europea ha establecido importantes objetivos de reducción de la huella de carbono en 2030 para la industria textil.

Antecedentes

Ya sea por requisitos legales, marketing o por verdadera conciencia, desde hace años, las marcas están haciendo sus pinitos ecofriendly. Desde hace años, empresas como Hermes & Mauritz o Inditex recogen ropa usada para reutilizarla. En cuanto a belleza, estamos viendo un descenso generalizado del uso de plástico  a favor de envases de cartón. Es más, firmas como Ecotools han diseñado packagings plantables.

La tendencia actual

Actualmente, la tendencia es centrarse en las prendas ya usadas. No en vano, el mercado preloved ha aumentado sus ventas entorno al 70% en el último año.
En España existía un estigma hacia la ropa usada que ya se había superado en otros países, como Alemania o Reino Unido. Sin embargo, en 2013 nace Chicfy, hoy Vinted, que generaliza la moda preloved en nuestro país. 

Este tipo de plataforma no funciona para el mercado del lujo ya que no había forma de asegurar la autenticidad de los artículos. Lo que otros verían como una debilidad, Vestiaire Colective lo identificó como fortaleza, e hizo de la comprobación de autenticidad por expertos su ventaja competitiva.

A día de hoy Vestiaire Collective es uno de los principales actores en compra-vente de lujo de segunda mano.  Tanto es así que Kering  ha participado en su nueva ronda de financiación, y se ha aliado Alexander McQueen en una reciente campaña. Pero no solo Alexander McQueen ha decidido unirse a esta corriente. Gucci, Burberry o Ralph Lauren también han firmado acuerdos similares con otras plataformas como Depop o RealReal.

María Escoté lanzó el año pasado toda una colección hecha con prendas de Wallapop
¿se puede ser más eco-cool?

KAROLINA GRABOWSKA

En un mundo donde la sostenibilidad es una tendencia al alza ¿Tiene el fast fashion los días contados?  ¿estamos ante un nuevo paradigma en la industria?

Anécdotas de una dependienta: ¿El cliente tiene toda la razón?

Esto siempre se ha considerado una máxima en el trabajo de cara al público. Y es que, si hay un dilema, el cliente siempre tendrá las de ganar. Pero ¿alguien se ha planteado que hay ciertos límites que cualquier persona no debería aguantar? O ¿es que los dependientes no son personas?

Mi historia con la atención al público comenzó de azafata. Porque ¿quién no ha considerado este trabajo como algo sencillo? Cobras por estar un día trabajando y cuando lo necesites ya volverás a trabajar. Pues que no os cuenten historias porque no es todo tan bonito como lo pintan.

Era una tarde de agosto. Plaza Mayor de Madrid. Al aire libre. Vestidas de negro y de cara al sol. A lo que hay que sumarle que el evento era gratuito. ¿Podéis llegar a imaginar qué puede pasar cuando un español escucha la palabra “gratis”? Lo único que pude preguntarme a mí misma fue “¿en serio me merece la pena soportar esto por 20€ (en total)?”. 

Después de aquello y, con algo más de experiencia, decidí echar curriculum a tiendas de ropa. En mi cabeza sonaba algo parecido a “si más o menos sé llevar esto de azafata, ¿por qué no? Igual algún día consigo que me hagan indefinida”. 

Ahí comenzó la aventura

Los de siempre

Hay determinadas experiencias que todo dependiente pasará al menos una vez en la vida. Si tienes pensado empezar a trabajar en el sector, lo mejor será que leas esto de cara a poder asimilar lo que se te viene encima. Aquí te dejo las 5 experiencias top que todo vendedor ha sufrido, sufre y seguirá sufriendo toda su vida:

1. El cliente de última hora

Siempre está esa persona que desea tener ese sentimiento de exclusividad y llega 5 minutos antes de cierre para tener la tienda para él/ella. Y claro, para quitártelo del medio, de repente se piensa que todos los trabajadores van a mimarle. 

Sólo diré una cosa: ya hemos encerrado a una señora. La revolución ha comenzado. 

2. El que “no ha usado nada”

Y casualmente se ha caído la etiqueta. Pero oye, que te la dejan al lado con un corte perfecto de tijeras. Aunque todo sea dicho, hay quien al menos limpia la ropa después de irse de botellón. 

3. “Esto es una tara”

Recuerdo a una señora que me trajo un jersey de 2018 porque “le había salido un agujero en la sisa”. Cuando vi esos cercos de sudor de 3-4 años lo que no entendí es cómo se me caía la cara de vergüenza a mí en lugar de a ella. 

Entendemos que hay prendas que vienen defectuosas de fábrica y lo primero que se hace es notificarlo. Pero, querido cliente, notamos muy bien cuándo a una prenda se le ha dado un mal uso y cuando es defecto propio. 

Lo que me lleva al siguiente tipo de cliente.

4. “No me des otra talla porque la mía es la S”

Hay algo que caracteriza a cada marca y eso son sus patrones. ¿Nunca habéis visto que en una marca lleváis una talla pero si os vais a otra tenéis otra distinta? Nosotras como dependientas sabemos lo que tenemos en tienda – para algo nos pasamos 6 meses viendo la misma ropa de cada temporada. En fin, luego pasa lo que pasa. 

Pues siempre estará esa persona, que se niega a pensar en ello y que “tener” una talla más es un mundo. Esto es lo que me ocurrió con una señora que venía a devolver un abrigo de la talla 36 porque “es que mi talla es la 34”. Le explico amablemente que esa talla le quedaba bien, que cada cosa tenía su patrón y en concreto esa pieza tallaba pequeño. 

“¿A quién vas a llamar gorda? ¡Desgraciada!” 

Acto seguido, le dejo la talla, pero yo ya veo que el final no va a ser agradable. Se la prueba. No le cabe. Coge aire. Saca pecho. Y se lo cierra. Yo sólo pensaba en que como se metiera un jersey debajo, luego no salía del abrigo. Pues finalmente se da cuenta de que no le vale. Pero en lugar de ser una persona educada y correcta, se dedica a tirarlo todo por la tienda gritando que era una sinvergüenza. 

A ver, os lo explico desde ya: los dependientes no hacemos la ropa. 

5. “Quiero ver a tu jefe”

Yo entiendo que hay algunas personas a las que los argumentos sólidos les cabrean y tienden a ir a quejarse a un superior. Esto, que suele pasar sobre todo en niños de 5 años, también ocurre en otras edades 

Hablo de esa gente que nace indignada y que por más que les digas que el cielo es azul, van a seguir diciendo que es amarillo fosforescente. ¿Os pensáis que nosotros no queremos llamar al encargado/encargada cada vez que viene algo así? ¡Pues claro que sí! A fin de cuentas son los que tienen la potestad y mejor eso que ser ninguneada por una persona cualquiera. 

En definitiva…

Hay muchas cosas que tenemos que aguantar las dependientas y, si quieres conocer más, no te pierdas la siguiente entrega ¡porque tiene un virus de por medio!