Scalpers y el poliamor

“Poliamar” es el nombre de la nueva campaña de Scalpers, la cual viene a presentarnos su sección “Invited Brands”. Y claro, cómo no íbamos nosotras a mencionar esto aquí.

Quien me conozca sabe que me he pasado varios años trabajando para Scalpers. Como también que mi vida lleva mucho tiempo ligada a la marca de la calavera. En mi casa hemos guardado incluso bolsas con el primer logo que sacaron. Y siempre ha sido la marca a la que recurro en cumpleaños y navidades para regalar a mis hermanos. Porque cualquier cosa de Scalpers es siempre un acierto. Y es por eso que cualquier acción que hagan hará saltar mis alarmas. Tal y como ocurrió con la campaña “Tenemos la imagen por los suelos” que, por si no la recordáis, os la dejo por aquí.

El futuro en el marketplace “Invited Brand”

Lo estamos viendo por todas partes: los market place están en auge. ¿No sabes lo que es? ¿Si digo “Amazon” lo entiendes? En un market place aglutinamos varias marcas bajo un mismo nombre. American Vintage, Fila, Levi’s o Converse son algunas de las marcas que podremos encontrar dentro de la página de Scalpers, que nos presenta esta sección con la campaña “Poliamar”.

Por cierto, no. No se nos ha pasado el detalle de que esta campaña ha salido justo en el mes LGTBIQ+ y que el mensaje está muy bien alineado con el momento ( #PerfectTiming ). En sí, el pensamiento y la ejecución es maravillosa. Sin embargo se me plantea un problema: me falta algo.

Un sabor agridulce

Querido Borja Vazquez y equipo: sueño con el día en el que dejéis de imaginaros en Nueva York o cualquier gran ciudad y os deis cuenta de la tierra tan maravillosa que patean vuestros pies cada día. Es lo único que me falta de vosotros.

Quizá, os propongo, lanzar para el próximo 28 de febrero un “Invited Brands” con todas las marcas andaluzas que intentan salir adelante en una CCAA en la que se respira moda pero muy pocos pueden vivir de ella. Es más: os reto. Os reto a volver a situar Sevilla en el mapa. A parar de dejaros llevar por marcas más grandes y convertiros en los abanderados de la moda andaluza si hace falta. Convertiros en el Inditex sevillano, cordobés, gaditano… Pero hacedlo bien, por favor.

Ernesto Naranjo, Reveligion, Antonio Rivas, Cherry Massia, Iván Campaña… Y una enorme lista de diseñadores A los que sí, ahora muchos ponen cara, pero que en su momento les hubiera venido muy bien tener a alguien que les respaldara. Cread un HUB. Seleccionad talento. Sentid las pasarelas andaluzas y potenciad que esto traspase paredes, pantallas, fronteras.

Las verdaderas influencers del s.XXI

Cuando hablamos del término “influencer” hoy en día a nuestra mente nos viene la idea de que se tratan de personas que viven de las redes sociales. Pero seamos sinceras ¿de veras todas esas influs a las que sigues tienen efecto en ti? Aquí te dejo una lista de las verdaderas influencers de este siglo. Mujeres capaces no solo de conseguir que tú cambies aspectos de tu vida, sino toda la sociedad.

A día de hoy está claro que todas, todos y todes conocemos a Dulceida, Chiara Ferragni o a las hermanas Pombo. Pero ¿realmente su poder ha traspasado las fronteras del tiempo y del espacio? Aquí te dejo mi top 5 de las verdaderas influencers del siglo XXI. Y es que, aunque no queramos reconocerlo, estas personas han creado un imperio con todas las de la ley.

Paris Hilton

Te podrá gustar más o menos su personaje, pero Paris Hilton es el mayor referente en el que podemos pensar cuando hablamos de los 2000s. Incluso si en muchas ocasiones fue catalogada como la “peor vestida”. ¿Qué famosa no ha pasado por eso? Desde el momento en el que surgió este personaje su vida ha estado rodeada de polémica. Porque sí, ha influido también de manera negativa: drogas, anorexia, sex tapes… Sin embargo, muchas quisimos ser la Paris Hilton BFF por una temporada. Su estilo de vida yendo a fiestas, rodeándose de todas las famosas del momento, sus chihuahuas, la purpurina. Ay dios la purpurina. Por golpe y sorpresa todas teníamos algo de su marca, todas hemos llevado pantalones de tiro bajo (con su respectivo tanga asomando), y todas hemos querido tener el teléfono lleno de pegatinas de diamantes.

Por otro lado, Paris ha resurgido de sus cenizas y ha vuelto a atraer todas las miradas. Los 2020s vuelven a ser su año. Ahora es imagen de estilo, sofisticación y perfección, firmando campañas con Lanvin o Valentino. Por no mencionar que gracias a su nuevo documental, algo más real que todo lo que nos ha enseñado hasta ahora, ha dado mayor visibilidad a los casos de abuso en la escuela Provo Canyon. Convirtiéndose en una de las celebridades más activas en la lucha contra el abuso infantil.

Kim Kardashian

Una de las grandes amigas de Paris Hilton no podía saltar a la fama sin que la polémica rodeara su vida. Eso está claro. Pero gracias a que en su momento (decidieran sacar o) saliera a la luz su sex tape, las familia Kardashian se posicionó de manera global. Pero ¿por qué Kim Kardashian está en esta lista? Pues sí, por lo que ha sido famosa todo este tiempo: por su culo. En realidad, por su cuerpo en general. Kim ayudó a cambiar el canon de belleza impuesto durante varias décadas: empezando por Kate Moss y seguido por su BFF. Y es que de repente, una persona bajita, morena y con curvas (en ese momento eran algo menores) llegó para decir que nos fijáramos en su culo. En el mejor sentido de la expresión, claramente dicho. Y así lo hemos hecho.

*Sina enseña, Sina entretiene:
La realidad es que hasta ese momento, las operaciones de pecho ocupaban el top 1 de las intervenciones estéticas de EEUU. Llegando a crecer un 39% desde la década de Pam Anderson. A partir de la popularidad de Kim Kardashian, los tratamientos estéticos empezaron a dirigirse a los glúteos. Las mujeres empezaron a optar por un tamaño de senos más natural, lo que en muchas ocasiones acabó en una reducción o incluso extirpación de implantes.

Ashley Graham

Creo que no tengo nada más que decir aparte de su nombre. Solo los pandemials tienen permitido no conocer a esta mujer.

Ashley Graham abanderó el lema “Soy fuerte, soy preciosa, soy talla sexy”. Vino a demostrarle al mundo que ser sexy es un estado mental y que tenemos mucho más que enseñar que ocultar. Como ya sabéis que yo no soy partícipe de estas etiquetas. Pero también hay que reconocer que estas etiquetas ayudaron a posicionar a la modelo. Y que, quizá, de no haber sido por ellas, no hubiéramos llegado a conocerla. #ElPoderDelHashtag.

Cara Delevingne

Cejas, cejas y cejas. No conozco a nadie de mi alrededor cuyas cejas no pasaran en su adolescencia por el terror de las pinzas. Esas líneas de pelo finísimas y los gritos de nuestras madres diciéndonos “como sigas así te vas a quedar sin cejas”. Lo que para Cara Delevingne supuso un motivo de bullying en su infancia-adolescencia, acabó por convertirse en un hito en la historia de la belleza (del s. XXI). De repente todas queríamos tener unas cejas como las suyas. No solo nos las dejábamos crecer sino que, por favor, ¿hay alguien en esta sala que no haya usado en algún momento algún producto para las cejas? ¡Por no hablar del microblanding! Sin lugar a dudas, la modelo debería aparecer como icono en todos los libros de historia de la moda.

Puesto compartido para Lady Gaga y Rihanna

Pensaba que a estas alturas del artículo me quedaría con alguna de las dos. Pero me es imposible. Por un lado tenemos a Lady Gaga, quien fue la artista con la que todo freak o como quieras llamarlo nos sentimos representados. De repente ser raro molaba. Tener un estilo diferente estaba bien. Y, bueno, para los que hemos sido bichos raros toda nuestra vida, nos ayudó a sentirnos mejor con nosotros mismos porque, queridos míos “I was born this way”. Ay pobrecitos de aquellos que le hicieron bullying, no sabían que estaban metiéndose con una de las grandes artistas a nivel global. #Karma

Por otro lado, mientras que Lady Gaga supone un “sé tú mismo, de principio a fin”, Rihanna para mí supone un “deja de intentar contentar a todo el mundo porque tú eres la única que debe contentarse a sí misma”. Más o menos. No podemos negar que RiRi ha sido durante muchos años un producto. Sin embargo, en un punto de su carrera rompió con todo esto y decidió convertirse en la empresaria que es ahora. Línea de ropa íntima, desfiles (aunque cancelados) que competían en realidad con el famoso VSFS, maquillaje, contratos con firmas reconocidas, modelo, actriz y, por supuesto, cantante. ¿Es que hay algo con lo que no pueda?

¿Y tú? ¿Cuál de estas “influencers” ha aportado más en tu día a día?

¡Vuelve eurovisión! ¡x3!

No puedo aguantarme la euforia y es que ¡vuelve Eurovisión! ¡Y por tres días! Apunta fechas y ¡empieza a hacer tus apuestas!

18, 20 (Semifinal) y 22 (Gran Final) de mayo serán los días en los que se celebre Eurovisión 2021, ¡este año sí! ¿Por qué estoy tan emocionada? Bueno, esto viene de mi época de universitaria cuando un buen amigo y experto en el tema (Dani Márquez) nos introdujo de lleno a este fenómeno. Que sí, que todos conocemos Eurovisión, pero durante una gran temporada que no me planteaba yo el decir “me quedo en casa a ver Eurovisión”.

Pero mira, vamos a ser sinceros, ya no sólo es que sea un planazo. Es que con todo esto de la COVID como que nos hemos vuelto más caseros. Y, aunque hayan levantado el estado de alarma, pues la idea de juntarse algunos amigos a tomar algo, hacer el idiota y ver Eurovisión suena bastante bien. Además, piensa que de esta manera vas a conocer muchos grupos y cantantes que en un principio no te habías planteado escuchar. En ese sentido, Eurovisión cumple su cometido: acercar la música a nivel internacional.

“En realidad es todo política”

Vamos a ver. Sí y no. Está claro que hay gran parte de política en juego. Pero por lo normal, no he visto en los últimos años ganar a alguien que no lo mereciera o que no estuviera entre los favoritos de la audiencia. Sin embargo, si tu idea de “es todo política” viene porque España no va a ganar… a lo mejor deberías hacer un ejercicio de sinceridad, ver al resto de participantes y compararlo con nuestro país.

En concreto, por nuestra parte se presenta el artista Blas Cantó con la canción “Voy a quedarme”. A ver. No voy a poner en duda que tiene muy buena voz (también habrá que ver qué hace en directo) y la canción es bonita. Pero:

  1. Canta en Español, lo cual no ayuda a que el resto de países que lo vean puedan no enterarse.
  2. Si vas a cantar en tu propio idioma, al menos crea algo que se le meta en la cabeza a la audiencia. Que esta no es sólo de España, abarca bastantes países.
  3. Tiene un ritmo lento. Y esto propicia mucho que el cantante se quede como un maniquí en mitad del escenario.

En definitiva: hay que verlo. Pero de primeras, no parte con todas las de ganar.

(MIS) Favoritos de 2021

Sí, como buena frikaza en la que me han convertido, ya me he visto todas las actuaciones y he podido decidir cuáles son mis favoritos. ¡Ojo! Mis favoritos para Eurovisión, eso no quiere decir que no haya muchas canciones de las que se presentan que me hayan molado y mucho. Por ejemplo, Gjon’s Tears con el tema Tout l’Univers, un tema con mucha fuerza, pero que, a mi gusto rompe un poco tarde. O Set me free, de Eden Alene, me encanta, pero creo que es más un tema comercial que podría venir de cualquier parte del mundo y que vamos a escuchar bastante de aquí en adelante.

¿Quieres conocer ya mis favoritos?

1. Barbara Pravi – Voilà (Francia)

Claro ejemplo de cómo una canción “lenta” te puede poner los pelos de punta. Osea. ¿Puede ser más maravillosa? Además que hasta en tu cabeza puede sonar la idea de que claramente es una canción francesa. Yo sigo sin palabras. ¡Qué fuerza tan maravillosa!

2. Daði og Gagnamagnið – 10 Years (Islandia)

Quien me conozca, sabe que soy fiel defensora de todo lo hortera. Así que ¿cómo no me van a gustar? Ya no sólo porque la canción es buena y la voz del cantante es bastante llamativa. Pero por favor, miradlos. Parecen un grupo de modelos de Gucci representando tu baile de educación física en 5º de primaria. Maravillosos.

3. Destiny – Je me casse (Malta)

Pienso colar esta canción en todas las listas de reproducción que escuche de aquí en adelante. Sí, tiene ese toque comercial que comentaba con la canción de Eden Alene, pero por favor, ¡prestad atención a esas letras! Necesito más temas así en mi vida.

Un pequeño recordatorio de 2020

Aunque el año pasado no se pudiera celebrar, he de recordar un tema que desde que salió no he podido dejar de escuchar. Se trata de Little Big y la canción Uno. Espero que esta maravilla rusa no pase desapercibido por culpa de la COVID.

Por no hablar del Think about things de Daði Freyr, el temazo con el que se presentaban en 2020. Reconozco que al ver los ensayos, pensaba que esta era la canción. ¡Pero he corregido rápidamente! Su estilo está claro pero no puedo evitar pensar que esta canción es (incluso) más pegadiza que 10 years.

¡Hora de jugar! – No apto para menores de 18

Primero de todo, busca un piso franco donde podáis quedaros unos cuantos. Y comprad aquello que más os guste beber. No juzgaré a nadie que prefiera el licor de mora sin alcohol. ¿Por qué os digo esto? ¡Ay! En Eurovisión hay muchos que quieren destacar, que si fuegos artificiales, espectáculo de luces, algún que otro intensito, ¡punto para España!… Cada vez que encuentres algo de esto, ¡bebe!

Eso sí, antes que nada, tienes que votar por tus tres favoritos. Si alguno de ellos gana Eurovisión… ya sabes 😉

¡Te dejo aquí algunas reglas recopiladas del juego!

Los Mitchell contra las máquinas

Ya disponible en Netflix semejante obra de arte. Apta para todos los públicos. Pero si has sido siempre “la amiga rara” como yo, no podrás evitar sentirte reflejada en más de una ocasión.

Antes que nada, sí, es posible que haga spoilers. Trataré de hacer los menos posibles y de manera general. Pero aun así, ninguno interferirá en que pases un buen rato viendo Los Mitchell contra las máquinas.

Como bien indica su título, el argumento de la película se basa en el enfrentamiento de una familia, los Mitchell, contra la rebelión de las máquinas. Hasta ahí todo bien. Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Empecemos por el principio.

La familia Mitchell

Aunque todos los personajes son importantes, la peli toma como protagonista principal a Katie y el vínculo que tiene con su padre. Katie es la chica rara y friki que quiere estudiar cine en una escuela lo más lejos de su familia. Vamos, que viene a representarnos a todos los que hemos sido unos bichos raros (y que seguimos siendo) en nuestra adolescencia. Cualquier persona que haya vivido esto entiende todas las inseguridades que representa. El no sentirte entendido o valorado ya no solo por la sociedad que te rodea, sino también por tu familia.

Al otro lado del conflicto, tenemos al padre, Rick. Un hombre que en ciertos sentidos podríamos decir que teme por el futuro de su hija al ser bastante incierto. Rick tiene la necesidad de “bajar a la tierra” a Katie y tratar de hacerle pensar en cosas más “reales”.

Y a su alrededor (en un principio) orbitan Aaron, un mini Ross Geller, y Linda Mitchell, una profesora de infantil. Especial atención al paréntesis porque son personajes que tampoco puedes dejar de lado.

El dilema de las máquinas

La película empieza reflejando la cruda realidad en la que vivimos: no podemos vivir sin las máquinas. Ya sean nuestros smartphones, tablets u ordenadores. En este aspecto tenemos la figura de Pal Labs, una compañía que, básicamente, hace de todo y cuyas actualizaciones generan macroeventos a nivel mundial. En definitiva, el claro reflejo de cómo vivimos atados a los aparatos electrónicos e internet.

Sin embargo esto se trunca cuando la Inteligencia Artificial empieza a desarrollar sentimientos. ¿Parece algo de ficción verdad? Es cierto, la rebelión de las máquinas ha acaparado gran parte de nuestra cartelera desde hace años. Pero hace poco leí un artículo en el que hablaban de los algoritmos de Jürgen Schmidhuber, el padre del Long Short Time Memory, o la arquitectura que asemeja la red neuronal, transformándola en una red algoritmos capaces de dar respuesta. ¿Y esto qué carajos es? Pues básicamente es lo que hace que cuando le dices a Alexa que ponga música, ella la ponga.

Bien, pues que sepáis que este señor también ha creado lo que se conoce como GANs (redes generativas antagónicas). O una especie de “creatividad artificial” que hace que dos máquinas se planteen retos e interactúen sin necesidad de supervisión humana. Vaya, que es posible que en un futuro no muy lejano las máquinas sean capaces de sentir. (Sina enseña, Sina entretiene). Te dejo un vídeo de este señor por si te interesa más este tema.

La familia es lo primero

Como ya digo, en la película nos muestran un conflicto por el que pasan (casi) todos los adolescentes con sus padres. “No me entiendes”. “No te preocupas por lo que hago”. “Deberías buscar un futuro mejor”. “Deberías poner los pies en el suelo”. “Vives en un mundo de yupi”. Básicamente, es un paso o una etapa, creo que, común en toda familia. Ese momento en el que los padres dejan de tomar las decisiones por sus hijos y deben dejarlos ser libres. Y los adolescentes deben aprender a asumir las responsabilidades que conlleva esta libertad. En definitiva: el paso de niño a adulto.

En mi humilde opinión…

Ya no solo si te sientes reflejado o no con algunos de los personajes, la película tiene muchísimos puntos de humor que te hará incapaz de parar de reír. Por no hablar del estilo de animación, una mezcla del 3D tan recurrente de Pixar mezclado con imágenes reales y dibujos en 2D. Por eso…

No solo recomiendo ver la peli por cuestiones de identificación, sino también porque te lo vas a pasar genial viéndola.

Los 2000 están de vuelta

Quienes vivimos aquella época no podemos hacer otra cosa más que mirar y quedarnos calladas ante el horror que se avecina. A ver, los 2000 no fueron una buena época. Para nada. ¿Por qué queremos recordarlos?

Por una parte, hemos de reconocer que en este aspecto las redes sociales lo están haciendo “bien”. Y lo digo muy entrecomillado porque realmente no estoy viendo a la gente de a pie llevar estas tendencias. Sino que en su mayoría son influencers o personas de a pié tratando de crear contenido nuevo para Instagram o Tik Tok. O también tenemos a las celebrities que tienen que tienen sus contratos con determinadas firmas o cuyos estilistas les recomiendan arriesgar en una alfombra del color que sea.

Dicho esto, aunque me duela reconocerlo, no he podido evitar fijarme en una serie de tendencias de los 2000 que están volviendo. “Detallitos”. Así que, más que recomendaros, vengo a alertaros de lo que se viene, por qué es posible que se instaure de nuevo esa tendendia y, lo más importante: recordaros que hay una línea muy fina entre ir bien y ser una cutre.

1. Enseñar el sujetador

Sí, esto es algo que veía ya venir. En realidad, todas lo hemos visto. Aunque sea de pasada. Porque para nadie ha pasado desapercibido el último desfile de Versace. Ya sea por ser una de las grandes marcas o por el regreso de Gigi Hadid a las pasarelas tras ser madre. Y no, no me refiero a un bralette bonito. Cuando lo veáis me entenderéis.

Al ver esto, a mi mente le vienen muchos recuerdos pero sin lugar a dudas hay una imagen clara en mi cabeza. Y esa es la posh spice girl Victoria Beckham, con el pecho recién operado, un vestido ceñido de leopardo y el sujetador rosa fucsia. Para quien no lo sepa, en esos momentos la Beckham estaba en todos nuestros programas de televisión y nuestras revistas de moda. Especialmente porque su marido estaba en el Real Madrid. Así que pasó a ser también un referente de… hm… estilo. Nada que ver con lo que es ahora.

Imagen de Woman

Pero mi alarma cerebral no había saltado hasta hace unos días (desde que escribo este post). ¿Por qué? Bueno, no todo el mundo sigue las pasarelas de moda o se para a ver los editoriales publicitarios. Pero sí que mucha gente ve la tele y en la tele hay alguien que lleva llamando mi atención y la de muchos desde hace unos años: Danna Paola. La cantante y actriz tiene un gusto exquisito y es digna de ver y seguir por todo lo que hace. Recientemente, se ha estrenado como jurado del nuevo programa de telecinco Top Stars. ¿Adivináis lo que llevaba a una de las galas?

Danna Paola es una persona que no solo es seguida por aquellos a los que les gusta la moda. No. Su carrera como cantante y actriz hace que la sigan muchas personas a lo largo del globo. Por eso, ¡alarmita! No dudo que más de una intentará copiar esta tendencia y no lo hará de la forma más adecuada.

2. Pantalones de tiro bajo

Antes que nada quiero dar gracias a la resistencia. Ay, que esto sólo nos va a traer disgustos. Si no me crees, espera a la siguiente tendencia que te voy a mostrar.

El tiro bajo no sienta bien a todo el mundo. No todo sienta bien a todo el mundo por más que nos emperremos. Que no. Y este corte de pantalón es algo que sienta bien a unos cuerpos muy concretos. Si eres feliz llevándolos, ¡adelante! Pero puede que no haga justicia a tu figura ya que este tipo de pantalones suelen acortar mucho la pierna. Por no recordar ese maravilloso término que se popularizó en los 2000: “El muffin top”. También conocida como la chichilla que te sale por los lados. Te aseguro que he visto a mujeres planas, sin un ápice de grasa en su abdomen a las que este tipo de prendas le marcaban esta zona.

3. La oda al tanga

Exacto. Porque si algo ocurre cuando llevas un tiro bajo es que tarde o temprano enseñarás la ropa interior. Si la llevas obviamente, cada uno con sus partes lo que desee. Sin embargo la obsesión por enseñar el tanga ha vuelto. Tal es así, que ya podemos hasta comprar prendas que simulan el efecto tanga. En serio, ¿por qué?

Si la mismísima Beyoncé cae, todas podemos caer. Así que por favor ¡tened cuidado!

Que la fuerza esté… ¿con nosotras?

Hoy es el día de Star Wars, especialmente debido al juego de palabras “May the force be with you”/”May the 4th”. Sin embargo, hay ciertas cuestiones que en la historia de la saga nos han acompañado, ¿con quién está la fuerza?

Antes de todo, sí, te puede gustar Star Wars y ser feminista. Por suerte y por desgracia, vivimos en un tiempo de transición en el que podemos ver cómo las luchas feministas están llegando a algún puerto. (La desgracia viene porque todavía nos queda un largo recorrido). Sin embargo, vivimos en una cultura patriarcal. Eso es un hecho. Y por más feministas que queramos considerarnos, no dejaremos de ser protagonistas de determinados micromachismos (aunque después nos demos cuenta y nos corrijamos). Por lo tanto: has crecido en un entorno machista (con sus progresos y tal) y eso contribuye a que algunas de las cosas que te gustan /gustaban desde antes de tener razón lo sean.

Sin embargo, debemos admitirlo, aunque la princesa Leia sea uno de nuestros grandes iconos: Star Wars NO es una película feminista. Lo que sí podemos decir es que de alguna manera ha contribuido a plantearse ciertas cosas.

Palabrita de Bechdel

George Lucas siempre ha reconocido que se inspiró en “El héroe de las mil caras” de Joseph Campbell para crear Star Wars. Sin embargo estos “héroes” siempre estaban representados por hombres. No es hasta que Disney compra los derechos para ponerse a hacer películas que nuestra heroína principal es una mujer. Pero ¿es esto la base para que una película sea feminista?

Alison Bechdel fue la autora del tebeo “Dykes to watch out”. En 1985 salió a la luz un capítulo llamado “The Rule” en el que se presentaban las tres reglas de que evaluaban la brecha de género que había en cualquier publicación:

  • Deben aparecer al menos dos mujeres durante la obra, como mínimo.
  • Los personajes femeninos deben hablar entre sí en algún momento.
  • La conversación entre los personajes femeninos no debe basarse en un personaje masculino.

Si hacemos un ejercicio de sinceridad, debemos reconocer que no es hasta la última de todas las películas de la saga que nos planteamos que estas tres premisas puedan cumplirse.

Y no, un beso entre lesbianas que queda como algo simbólico, “un guiño” en plan Disney diciendo “mirad, somos aliados LGTBI+”, no vale.

Obviamente, esta escena fue censurada en muchos países (Oriente Medio y algunos países de Asia)

“En el espacio no hay ropa interior”

En varias ocasiones, la actriz Carrie Fischer ha reconocido que estaba en contra de ciertas exigencias del guión. La primera, el bikini dorado que ha sido fantasía de muchas personas. Precisamente. Fischer lo consideraba innecesario para la película, y que lo único que conseguiría sería objetizar su cuerpo. ¡Oh, vaya! ¡Parece que tenía razón! Además, esto ha sido altamente criticado porque rompe con la representación feminista de Leia, de princesa-guerrera.

Pero no fue lo único que tuvo que soportar Carrie Fischer. Cuando todavía era muy joven y se estaba abriendo un hueco en la industria, George Lucas le dijo que no llevara sujetador en la primera escena de la primera película rodada. Cuando pidió explicaciones lo único que le respondió Lucas es que “en el espacio no hay ropa interior”.

No olvidemos tampoco, que a la misma actriz le obligaron a adelgazar para encarnar este papel. Incluso para su última aparición casi 40 años después, ¡le hicieron perder 15 kilazos!

Siento si en algún momento te he desmontado la saga, pero hay que ser conscientes de todo lo que ello conlleva y debemos aprender de los errores del pasado. Dicho esto…

May the force be with you

Foto de portada de Espinof

MET Gala 2021, ¡este año sí!

Una de las tantas cosas que se llevó la pandemia por delante fue uno de los grandes eventos que todos los apasionados por la moda amamos: la MET Gala. Desde Échapper queremos aprovechar para hacer un pequeño homenaje a algunos de los estilismos que han pasado por la alfombra roja.

¡Como lees! ¡Volvemos a tener MET Gala! La fecha preferida, aunque todavía esté por determinar, será el 13 de septiembre. Fecha para la cual se prevé que la vacunación habrá realizado grandes progresos en el país norteamericano. ¿La temática? “América y sus diseñadores”. Una apuesta que, para servidora, parece de las más sensatas.

¿No sabes qué es la MET Gala?

Como ya habréis visto en muchas películas y series, algunas de las instituciones en EEUU consiguen sus fondos a través de este tipo de eventos. En concreto, el objetivo primordial de la MET Gala es recaudar financiación para The Costume Institute. Y tiene como co-organizadora nada más ni nada menos que a la mismísima Anna Wintour, editora jefe de Vogue USA.

Esta cita suele darse en primer lunes de mayo en el Museo de Arte Metropolitano (MET) de Nueva York y acoge a celebridades de todo tipo. Con las limitaciones de aforo que puede haber nos preguntamos ¿quién asistirá este año?

Y otro dato más de interés, por si no os habíais dado cuenta, ¡la nueva fecha sería el broche de oro para la semana de la moda de Nueva York! (Del 8 al 12 de septiembre).

En definitiva, y por si no había quedado claro, citando a André Leon Tally:

“La MET gala es como la Superbowl de los eventos sociales de la moda”.

Nuestro Top 5

Como era de esperar, no hemos podido resistirnos a crear nuestro propio top de looks que desfilaron por las escaleras del MET. Unos looks imposibles de olvidar por su magnífica ejecución.

1. Rihanna, 2018: “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”

Si bien es cierto que podríamos haber escogido cualquier otro look de Rihanna, este estilismo creado por Maison Margiela sí que nos dejó con la mandíbula rota. Y es que cualquier estilismo de la cantante/diseñadora/empresaria para las galas del MET son perfectos. Lo suyo no tiene sólo que ver con el hecho de que se ajuste a las temáticas al dedillo. También es capaz de llevar estas prendas con la confianza y la personalidad que requiere.

2. Ezra Miller, 2019: “Camp: Notes on Fashion”

Los looks masculinos suelen pasar desapercibido en este tipo de eventos. Si bien es cierto que en los últimos años hemos visto más hombres quitarse el estigma y explotar su sentido de la moda, también podemos afirmar que en innumerables ocasiones los focos se han centrado en los estilismos de Jared Leto. Sin embargo, algo me dice que todas las miradas van a empezar a fijarse mucho más en el actor Ezra Miller. (Chiste malo, lo sé).

Imagen de Vogue

3. Blake Lively, 2016, 2017,2018

Hay un “chiste” generado tras varios años acerca de por qué Blake Lively es capaz de conjuntarse con la mismísima alfombre del evento. ¿Quién se lo chivará? ¡Hasta ella misma hace alusión al asunto! Aunque no suela ser el look más comentado de la velada, la actriz siempre está entre las mejores vestidas para la ocasión. Igual Blair Waldorf siente un poco de envidia ante esto… xoxo

4. Zendaya, 2018: “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”

Si antes comentaba que Jared Leto tiene a Ezra Miller como sucesor, ¿podríamos decir que Zendaya es la sucesora de Rihanna? No, ni os lo planteéis. Pero sí que ha conseguido coronarse y ser otra de las grandes reinas de la MET Gala. En esta ocasión, y gracias a Versace, nos transportó a Francia para darnos una viva imagen de la Juana de arco del siglo XXI. Sin embargo, te recomiendo ver todas sus apariciones porque son dignas de aplaudir.

© Getty Images

5. La Santísima Trinidad, 2018: “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”

Alessandro Michele, Lana del Rey y Jared Leto formaron este trío celestial del que nadie puede objetar nada. Si no puedes tu sólo, busca aliados. Todos vestidos de Gucci (por si cabía alguna duda).

© Getty Images

Sí, sabemos lo que nos vas a decir, “la mayoría son de 2018”. Pero ¿has visto semejantes piezas? Sin lugar a dudas fue el año en el que más disfrutamos de la Met gala.

¿Y tú? ¿Crees que nos ha faltado algún look que mencionar?

La revolución sexnológica ya está aquí

¡Ay, picarones! Que ya nos vamos conociendo y sabemos que este artículo lo vas a leer. Antes de que sigas leyendo: no, las máquinas no van a sustituir a las personas en cuestión de sexo. Pero si que pueden hacer más “exigentes”.

Para quien no lo sepa, el consolador es un invento creado en el siglo XIX (por si no quieres echar cuentas, entorno a 1870). Y para vuestra curiosidad, lo creó un hombre, el médico Joseph Mortimer Granville. Os voy a contar una historia:

Multitud de mujeres de la burguesía acudían al pobre Joseph en busca de un remedio para lo que les pasaba. Joseph, nombró a esta enfermedad “paroxismo histérico”. ¿Cómo podría saber él la revolución de hormonas que tenían esas pobres mujeres? Pues muy bien, a estas mujeres se les hacía en aquel entonces una serie de masajes pélvicos. El pobre Joseph, harto de esto, se dedicó a crear… pues lo que creó: un falo autómata.

Y llegaron las máquinas

El consolador ha estado siempre entre nosotros. Tan arraigado que desde pequeños hemos podido ver películas o series en las que hacían referencia a ello. Un claro ejemplo de ello es la exitosa serie Sexo en Nueva York, que ayudó mucho más a normalizar esto. Sin embargo, llegó el año 2014-2015 y se empezó a popularizar otra maquinita especial: el Satisfyer.

Sí, 50 Sombras de Grey también hizo un poco de mella en esto. (Vamos a intentar sacar la parte positiva) y es que puso en relieve lo que les pasaba a las pacientes de Joseph Mortimer en nuestro propio siglo (la historia que se repite).

Con la popularidad del Satisfyer sumada a la concienciación feminista que hay hoy en día, muchos empezaron a ver el artilugio como un enemigo. Pero también gran parte lo vieron como un aliado. Se ha normalizado tanto que ya ¡hasta podemos ver publicidad de Platanomelón en la tele! (No, este contenido no está patrocinado, pero no nos negaríamos a ello).

El placer de las máquinas no es exclusivo de las mujeres

¡Como lo lees! Gran parte de esta revolución conlleva el que todos podamos disfrutar de nuestros propios juguetes. Ya pertenezcas al género que sea o a ningún género en concreto. El objetivo es que todo el mundo pueda sentir placer sin tener la obligación de depender de cualquier otra persona. Sí, existe la masturbación, pero con esto lo que conseguimos es elevarlo a mayores niveles.

Tanto es así, que os hemos querido preguntar a vosotros/as cuál es vuestra relación con los juguetes sexuales a través de nuestras redes sociales. Y ¡aquí os dejamos algunas de las conclusiones que hemos sacado!

¿Y tú? ¿Todavía no te has lanzado a hacerte con un juguetito?

Imagen de portada creada por wayhomestudio – www.freepik.es

¿Preparadas para el cambio de armario?

Cuesta pensar en el buen tiempo con los días que estamos teniendo últimamente. Sin embargo, ¡estos también son los mejores días para plantearnos hacer nuestro cambio de armario!

Otoño y primavera suelen ser mis momentos preferidos para hacer el cambio de armario. Son unas estaciones de transición, pero nos permiten hacer cambios importantes para luego solo tener que añadir un par de prendas más. Si jamás te has planteado hacer un cambio de armario, aquí te dejo algunas de mis razones:

  • Podrás ver con más facilidad las prendas que puedes vestir con esta temporada, de tal manera que te ahorrará tiempo a la hora de decidir.
  • Nuestros estilos cambian conforme pasan los años. Sí, en mi armario tengo prendas con casi 10 años. Pero ¡lo admito! No soy la misma persona que llevaba esas prendas al estrenarlas. En los últimos cinco años me he mudado, he ido a una nueva Universidad, he conseguido distintos trabajos. Y me he ido amoldando a mi situación.
  • Nos permite darle una mejor vida a ropa que no usamos.

Para mí, un cambio de armario es, sobre todo, un ejercicio de sinceridad

En estos momentos es cuando saco mi vena Marie Kondo a relucir. Para quien no la conozca, Marie Kondo es una “ordenadora” (si se puede decir así) profesional. Su trabajo es enseñar a personas a ordenar sus casas para de esa manera tener una vida feliz.

En su primer libro “La magia del orden” te da todas las claves del método KonMari. Personalmente me pareció muy sencillo de leer y te da buenos consejos para el día a día. Sin embargo, tratándose de la temática que es, me falta algo de ilustración. Puedes leer muchas cosas pero si no las ves no te calará tan fácilmente. Sin embargo, si estás interesada en esto, también puedes ver su serie en Netflix.

Os presento mi armario

Una vez dicho esto, os enseño mi armario y cómo hago yo este cambio paso a paso. Ante todo, no os esperéis un vestidor maravilloso, porque no lo tengo. Pero creo que muestra más la realidad de lo que tenemos en nuestro día a día ¿no creéis?

Paso 1: Sacar absolutamente toda la ropa que tienes

Como lees: tienes que sacarlo todo. No solo lo que tienes en el armario, sino también lo que tienes debajo de la cama, en las cómodas, ¡donde sea! Tienes que ver toda la ropa que tienes para saber con qué estás “trabajando”. Y lo mejor es tenerla de forma visible. Que te haga darte cuenta de toda la ropa que tienes. Que en mi caso, ya es bastante. Al menos para mí.

Paso 2: Separar por categorías

Hay muchas formas de separar por categorías y la única que vale es la que te sirva a ti. Puedes separarlo por partes de arriba o partes de abajo. Mis categorías son muchas y puede que no os sirva, pero aquí os la dejo por si necesitáis una referencia:

  • Abrigos
  • Americanas, chaquetas vaqueras, bombers…
  • Jerséis y cardigans (rebequitas)
  • Camisetas, camisas, blusas y tops
  • Pantalones
  • Faldas
  • Ropa de gimnasio
  • Pijamas

Paso 3: Empezar a ser sinceras/os

Este quizá sea uno de los pasos que más cuesten (y que luego vamos a volver a repetir). No solo separaremos entre ropa de otoño-invierno y de primavera-verano. Sino que también debemos ser consciente de si vamos a usar esas prendas. Es posible que queramos darles una oportunidad aunque no las hayamos usado en mucho tiempo. ¡No está mal! Podemos intentarlo. Pero al final de la temporada es un punto a tener en cuenta. ¿La he usado o no? Si no la hemos usado no solo habrá ocupado espacio en nuestro armario, sino que también nos ha podido crear ciertas frustraciones: lo quiero usar pero no veo el momento o este ya no es mi estilo.

*Recomendación: habrá prendas que no nos pongamos ahora y otras que sí. Les daremos otro espacio a la hora de colocar el armario o las sacaremos más tarde. Por ejemplo: ¿necesito abrigos en verano? La respuesta es simple: no. Pero en primavera el tiempo suele cambiar de manera drástica. En lugar de tener todos nuestros abrigos a mano, vamos a intentar reducirlos a 1-2. Cuando ya no hagan falta, los podremos guardar. Y sí, podremos añadir más prendas.

Paso 4: Ordenar el armario

Con todas las prendas que hayamos seleccionado y como mejor nos vengan. Cada armario tiene un tamaño y disposición distinta. Y tiene debemos pensar cuál es la más sencilla para nosotras, dejando a la vista prendas que más nos ponemos.

Otro tema a tener en cuenta es ¿cómo los ordeno? Bueno, en este caso sólo os digo que hay ciertas prendas que necesitan algunos cuidados para que no se estropeen. Por ejemplo, ¿sabías que si cuelgas los jerséis, estos tienden a deformarse? ¿O que ciertas prendas pierden el color al tener una mayor exposición a la luz? Es por eso que si tenemos un armario abierto, te recomiendo que las prendas de cuero o con tintes índigo las dejes lo más ocultas posibles. Y que los jerséis los dejes doblados para no tener que renovarlos en la próxima temporada.

Cositas que aprendí trabajando de dependienta.

Otro truquito: si vas a ordenar cajones, intenta no apilar las prendas una encima de otra. Si lo haces así, es posible que pierdas de vista muchas prendas. En su lugar, te recomiendo que las apiles de forma que puedas verlas a primera vista.

Y si tienes un armario con bastante fondo (como me pasa en la zona de pantalones) pon los que más vas a usar al principio. Ahora no vamos a usar pantalones cortos o con tejidos más fluidos. Pero los usaremos más adelante. Por eso de momento los mantengo en la parte de detrás.

Paso 5: La sinceridad total

¿Y qué hacemos con todas las prendas que no hemos seleccionado? Bueno en ese caso, te recomiendo volver a hacer una selección si estás preparada para eso. Si no lo estás, simplemente guárdalo donde puedas. Pero puede que no sepamos dónde meterlo. En mi caso, (ahora no tanto) aunque viva en una ciudad concreta, esta no es mi “única residencia”. Voy a visitar a mi familia donde sigo teniendo mi propio cuarto. Uno de los montones de prendas que crearé están formadas por esas prendas que simplemente no uso aquí. Ya sea por temas de trabajo o por clima. ¡Sí! ¡Clima! ¡O eventos! Si tengo trajes de flamenca no los voy a dejar en Madrid ¿no crees?

¿Qué clasifico y qué hago con toda esta ropa?

  • Prendas fuera de temporada – Guardarlas
  • Prendas desgastadas – Tirarlas. No te las vas a poner y no, no le vas a vender eso a un extraño. No te gustaría que te lo hicieran a ti.
  • Prendas que no me pongo pero quiero conservar – guárdalas donde puedas. Como te digo, yo tengo la opción de guardarlas en otro espacio. Si quieres conservarlas, debes buscarles su espacio.
  • Prendas que están bien, pero no volveré a poner – hay varias soluciones. Puedes venderlas por cualquier plataforma: vinted, chicfy, wallapop… En mi caso, venderlas supone un quebradero de cabeza (regates, envíos, etc). Por lo que me resulta más fácil donarlas. Otra cosa, que puede ser divertida es organizar una Swap Party (fiesta de intercambio de ropa) con tus amigas.

¿Y tú? ¿Qué haces con toda tu ropa?

Imagen destacada creada por wayhomestudio – www.freepik.es

El mundo gira y nosotras nos paramos ante tu otra bonita

“El mundo gira al revés, el mío se para bajo tus pies” reza la primera canción del nuevo álbum de Tu otra bonita: Crema. Un nuevo disco que muestra cómo su estilo, aunque con pequeñas variaciones, se afianza una vez más.

Creo que era por 2017 cuando una aquí presente salía de la Sala X de Sevilla para ir corriendo y cubrir otro concierto en la Fun Club. Por ese entonces tenía otro proyecto de revista junto a Lorena Lucenilla, YLM Magazine. Como todos estos proyectos exigen mucho trabajo y en ocasiones teníamos que salir corriendo de un concierto para otro. A veces, sin siquiera poder saber nada sobre el grupo que cubríamos.

Recuerdo aquel concierto como si hubiera sido ayer. En ese momento nos presentaban una mezcla de sus dos primeros discos: The Cortijo y El solitario hombre escoba. Canciones como Se quemó, Mantekilla o Queena Lagarta nos arrancaron a bailar a pesar del cansancio que llevábamos encima. Como un chute de adrenalina. Una joya descubierta en una noche en la que solo esperabas acabar para irte a dormir. Pero ahí estaban ellos, para decirnos que no.

Y seguimos girando… locas de amor

Tras eso, parece que hemos estado jugando al ratón y al gato año tras año. Les seguimos en el Granada Sound. Nos encontraron en el Santa Pura Club de La Antilla. Todo desde pequeños escenarios. En 2020 ya decidimos que, bueno, “una al año no hace daño” así que fuimos a su concierto en la Joy Eslava de Madrid.

“Se lo merecen”. A este concierto fui con Marta en marzo, días antes de que nos encerraran. Recuerdo estar todo el día cantando Alitas de mar a modo “previa”. Porque si algo sabemos es que ir a ver a Tu otra bonita es sinónimo de diversión. Durante el concierto recuerdo no poder ni acercarnos al escenario. Un pequeño chasco, pero claro luego pensamos en toda su carrera. Les habíamos disfrutado en muchas ocasiones y siempre pensábamos “deberían llenar salas enormes”. Cuando vimos toda aquella gente bailando y cantando sus canciones hasta salir afónicos de la Joy Eslava nos alegramos tanto que seguimos con el mood “tu otra bonita” durante todo el encierro.

Hechizadas por su “Conjuro” llamado Crema

Su concierto fue el último del que disfruté antes de la pandemia. Pero también el primero después del encierro. Como si fuera nuestro aniversario, no podíamos faltar a la cita del 20 de marzo en el Teatro Gran Vía de Madrid. Personalmente, iba con algo de miedo. Pensaba que no me lo podría pasar bien al 100% ya que en mi cabeza no entraba escucharles y no echarme a bailar, manteniéndome recluida en mi asiento.

Sin embargo, la presentación del disco fue pura Crema. Hasta tal punto que el suelo tembló. Esta vez desde primera fila, pudimos disfrutar no sólo de su actuación, sino también de invitados de 10 como Macaco o Miguel Campello. Y junto a su música, giraba el arte de Lola y las Niñas de Lola. (Si me lees, Lola, quiero ir a veros actuar, estaría genial que nos dijeras dónde y cuándo).

Como rectificar es de sabios, yo lo declaro a los cuatro vientos: me equivoqué. Ni una mascarilla, ni un asiento asignado va a impedir que disfrute de un concierto de Tu otra bonita.

Porque los de siempre haremos que el suelo tiemble