Mil soles espléndidos, de Khaled Hosseini

No creo que pueda escribir esta reseña en cualquier otro momento si no es justo al acabar el libro. Sería imprudente no comentar algo tan puro pensando con la cabeza fría.

Hace tiempo que Marta me recomendó este libro. Y también hace semanas que comencé a leerlo. Sin embargo, por unas cosas u otras no conseguí engancharme hasta hace poco. Unas semanas antes de todo lo que ocurre ahora en Afganistán. Cuando los talibanes tomaron Kabul, en las líneas de Khaled Hosseini podía leer cómo sucedió esto en los 90s.

Cada vez que leía algo en Mil soles espléndidos y veía o escuchaba las noticias no podía evitar pensar en los personajes. En Mariam, en Laila, Tariq o Aziza. Pensaba que, aunque fuera literatura, seguramente existan personas en Afganistan que hayan pasado por todo eso. Personas que, 20 años después estén volviendo a revivir sus peores miedos.

Pero antes de seguir con mi opinión personal, os dejo aquí la sinopsis del libro:

Hija ilegítima de un rico hombre de negocios, Mariam se cría con su madre en una modesta vivienda a las afueras de Herat. A los quince años, su vida cambia drásticamente cuando su padre la envía a Kabul a casarse con Rashid, un hosco zapatero treinta años mayor que ella. Casi dos décadas más tarde, Rashid encuentra en las calles de Kabul a Laila, una joven de quince años sin hogar. Cuando el zapatero le ofrece cobijo en su casa, que deberá compartir con Mariam, entre las dos mujeres se inicia una relación que acabará siendo tan profunda como la de dos hermanas, tan fuerte como la de madre e hija, y forjarán un vínculo indestructible que le otorgará la fuerza necesaria para superar el miedo y dar cabida a la esperanza.

Y si por si esto no te ha parecido suficiente, aquí te dejo mi reseña…

Khaled Hosseini nos trae la historia de dos mujeres cuyas vidas se cruzan por una fuerza mayor. Mariam, la mayor de ellas, vivía a las afueras de Herat junto a su madre, Nana, la cual no paraba de recordarle su posición como harami. Una “bastarda” nacida del pecado entre Nana y Yalil Jan, uno de los hombres más ricos de la ciudad. Sin embargo, la niña es feliz con lo poco que recibe. Es feliz con las visitas semanales de su padre. Con las visitas del Ulema Faizulá. Soñando con conocer al resto de sus hermanos. Con poder vivir con Yalil Jan algún día. Mas su destino cambiará radicalmente en el momento en el que su padre decide casarla con Rashid, un zapatero de Kabul, lo cual le asegura a él y a sus mujeres una gran distancia entre ellos y la niña.

Ya en Kabul las cosas no mejoran para Mariam, que ve con cierta envidia la dicha de su vecina, quien da a luz a Laila. Nadie puede evitar fijarse en la belleza de Laila desde pequeña, pero ésta solo tiene ojos para su mejor amigo Tariq.

A finales de los 80, y con la retirada de la Unión Soviética, los muyahidines se hacen con Kabul. Mas lo que parecía que iba a ser el inicio de un periodo de paz, acabó convirtiéndose en una batalla campal entre distintas fracciones librada en la capital. El cese de esto llegó con los talibanes, quienes desde el principio decidieron imponer la ley sharia más estricta.

El destino de Mariam y se une al de Laila al convertirse en la segunda esposa de Rashid. Entre ellas acabará surgiendo un vínculo especial que les llevará a realizar acciones que ni ellas mismas se hubieran planteado.

Bajo mi punto de vista…

Como ya comentaba, no es fácil leer este libro con todo lo que está ocurriendo en la actualidad. La historia llega a su fin a principio de los años 2000 tras la llegada de EEUU. Es fácil leer historias cuando los acontecimientos tuvieron lugar antes de que tú nacieras. Pero sin lugar a dudas el mayor vacío, golpe de realidad o como lo queráis llamar, me ocurrió cuando Hosseini menciona a Al Qaeda y el atentado de las torres gemelas. Aunque no lo mencione directamente, es algo que hemos vivido prácticamente en directo. Fue un momento en el que todo el mundo se quedó conmocionado. Y de esa misma manera está ocurriendo ahora con Afganistán y el regreso de los talibanes.

La imagen de los afganos que nos creamos en nuestras catetas mentes, pensando que todos están a favor de los talibanes, es incierta. Esto también aparece reflejado en el libro. Se crea una dictadura y muchas personas hacen cosas por miedo. Pero no miedo a perder sus trabajos o que le deje su pareja. Es un miedo real a la muerte. Piensa para tus adentros y no seas hipócrita. ¿Hasta dónde estarías dispuesto por salvar tu vida?

Publicado por

sinadiaz

Sina. Fashion & Music Communication Una de esas personas que decidieron ir a la capital "a ver si colaba"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s