Compresas, tampones, copa menstrual… ¿qué opción va mejor contigo?

Todas tenemos experiencias un poco traumáticas con la primera menstruación. Todo viene provocado por la falta de información y el tabú que se crea alrededor de algo tan natural como es la regla. Por suerte con el tiempo vamos descubriendo nuevos métodos de higiene femenina con los que nos sentimos más cómodas.

1. Compresas y tampones. 

Son las primeras y casi únicas opciones que todas hemos conocido desde nuestra primera menstruación, pero no quiere decir que sean las mejores. De hecho, suelen ser los métodos que tienen más inconvenientes que ventajas.

  • Pros: ambas opciones, al ser de un solo uso, se convierten en el método más rápido a la hora de cambiártelas. Con los tampones puedes llevar cualquier tipo ropa y realizar muchas actividades sin que se note o te moleste.
  • Contras: Para ser de un solo uno y estar presente en gran parte de nuestra vida, son métodos muy caros. Además, no son muy respetuosos con nuestra zona íntima, debido a los materiales con los que están hechos. Para terminar, no son la opción mas ecológica ya que, tardan mucho tiempo en degradarse incluso terminan en el mar. 

Las compresas suelen limitarte a la hora de vestir e incluso de realizar algún tipo de deporte. Se mueven con facilidad y puedes manchar la ropa interior, pantalones o sábanas si las usas para dormir. Suelen generar malos olores y una sensación de humedad durante todo el periodo. 

Los tampones suelen ser bastantes incómodos si no están bien colocados. Pueden generar, aunque en muy raras ocasiones, síndrome del shock tóxico, una infección que puede tener graves consecuencias. Lo que si es más frecuente es que terminen provocando sequedad en nuestra zona íntima. 

2. Copa Menstrual

A pesar de que fue creada en 1937 por la actriz estadounidense Leona Chalmers,la copa menstrual ha ganado mucho protagonismo en los últimos años como algo innovador.

Para mi es una maravilla. La mayoría están hechas con materiales hipoalergénicos que son menos dañinos para nuestra zona íntima. El precio ronda entre los 15 y 30 euros, una inversión que puede te puede durar hasta 10 años si la cuidas correctamente. Es muy cómoda, siempre que esté bien colocada. Para cambiártela solo tienes que enjuagarla con agua, aunque algunas hay que lavarlas con jabón neutro antes de volverla a colocar. Puedes encontrarla en distintos tamaños y te permite hacer deporte o cualquier actividad con ella puesta.

En cuanto a los inconvenientes, las primeras veces que te la pones puede resultar un poco difícil hasta colocarla en la posición correcta y eso puede agobiarte. Mi consejo es que estés relajada y te tomes todo el tiempo que necesites. Cuando estas fuera de casa puede ser un poco incomodo para enjuagarla; mi truco es llevar siempre una botella de agua pequeña. Puede limitarte un poco a la hora de mantener relaciones sexuales, sobre todo en la penetración. En realidad, eso ya no es un problema, porque la marca Intima ha creado Ziggy Cup con la que pondrás tener sexo sin barreras.

Copa Menstrual Plana de Silicona. No es de la marca Intima pero con el mismo diseño que la Ziggy Cup.

Es cierto que si eres un poco escrupulosa o aprensiva con la sangre al principio no te va a resultar fácil, pero si consigues superarlo va a ser una de tus mejores aliadas. 

3. Bragas Menstruales 

Llevo bastante tiempo pensando en probarlas, pero todavía no he dado el paso. Parece el método menos agresivo para nuestro cuerpo, porque simplemente tienes que dejar fluir la regla y no preocuparte de nada mas que de cambiarlas. Existen varios tipos con más o menos nivel de absorción dependiendo de tu flujo, así como cada vez más diseños para elegir con la que te sientas más cómoda. 

Son reutilizables y lo normal es que cada braga tenga unos sesenta lavados, por lo que te puede durar de dos a cinco años. En el momento de cambiártelas tienes que enjuagarlas con agua fría hasta que no quede sangre, secarlas y después lavarlas en la lavadora. Lo más recomendable es tener entre tres y cinco para, no tener que combinarlas con otros métodos. 

La única pega que le veo es el precio. A pesar de que es un método que te puede durar años, el desembolso inicial es grande. Como opción lowcost Primark ha sacado una línea de bragas menstruales. Tendremos que probarlas para contaros si compensa en relación calidad-precio. 

4. Compresas de tela 

Son mucho mejor que las que estamos acostumbradas a utilizar. Están hechas con materiales que respetan nuestra flora y al ser reutilizables también respetan el medio ambiente. Como las bragas menstruales, las puedes lavar en la lavadora y su vida útil es de unos cinco años. 

A diferencia de las otras compresas, tienen una mayor absorción, por lo que evitas esa sensación de humedad constante. En ese sentido, puedes elegir entre distintos modelos con mayor o menos nivel, y distintos estampados según tus gustos.

Es cierto que cada persona menstruante debe elegir el método con el que se sienta más cómoda. Nunca esta mal conocer nuestro ciclo e ir probando hasta sentirnos cómodas en cada momento.

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s