Los Mitchell contra las máquinas

Ya disponible en Netflix semejante obra de arte. Apta para todos los públicos. Pero si has sido siempre «la amiga rara» como yo, no podrás evitar sentirte reflejada en más de una ocasión.

Antes que nada, sí, es posible que haga spoilers. Trataré de hacer los menos posibles y de manera general. Pero aun así, ninguno interferirá en que pases un buen rato viendo Los Mitchell contra las máquinas.

Como bien indica su título, el argumento de la película se basa en el enfrentamiento de una familia, los Mitchell, contra la rebelión de las máquinas. Hasta ahí todo bien. Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Empecemos por el principio.

La familia Mitchell

Aunque todos los personajes son importantes, la peli toma como protagonista principal a Katie y el vínculo que tiene con su padre. Katie es la chica rara y friki que quiere estudiar cine en una escuela lo más lejos de su familia. Vamos, que viene a representarnos a todos los que hemos sido unos bichos raros (y que seguimos siendo) en nuestra adolescencia. Cualquier persona que haya vivido esto entiende todas las inseguridades que representa. El no sentirte entendido o valorado ya no solo por la sociedad que te rodea, sino también por tu familia.

Al otro lado del conflicto, tenemos al padre, Rick. Un hombre que en ciertos sentidos podríamos decir que teme por el futuro de su hija al ser bastante incierto. Rick tiene la necesidad de «bajar a la tierra» a Katie y tratar de hacerle pensar en cosas más «reales».

Y a su alrededor (en un principio) orbitan Aaron, un mini Ross Geller, y Linda Mitchell, una profesora de infantil. Especial atención al paréntesis porque son personajes que tampoco puedes dejar de lado.

El dilema de las máquinas

La película empieza reflejando la cruda realidad en la que vivimos: no podemos vivir sin las máquinas. Ya sean nuestros smartphones, tablets u ordenadores. En este aspecto tenemos la figura de Pal Labs, una compañía que, básicamente, hace de todo y cuyas actualizaciones generan macroeventos a nivel mundial. En definitiva, el claro reflejo de cómo vivimos atados a los aparatos electrónicos e internet.

Sin embargo esto se trunca cuando la Inteligencia Artificial empieza a desarrollar sentimientos. ¿Parece algo de ficción verdad? Es cierto, la rebelión de las máquinas ha acaparado gran parte de nuestra cartelera desde hace años. Pero hace poco leí un artículo en el que hablaban de los algoritmos de Jürgen Schmidhuber, el padre del Long Short Time Memory, o la arquitectura que asemeja la red neuronal, transformándola en una red algoritmos capaces de dar respuesta. ¿Y esto qué carajos es? Pues básicamente es lo que hace que cuando le dices a Alexa que ponga música, ella la ponga.

Bien, pues que sepáis que este señor también ha creado lo que se conoce como GANs (redes generativas antagónicas). O una especie de «creatividad artificial» que hace que dos máquinas se planteen retos e interactúen sin necesidad de supervisión humana. Vaya, que es posible que en un futuro no muy lejano las máquinas sean capaces de sentir. (Sina enseña, Sina entretiene). Te dejo un vídeo de este señor por si te interesa más este tema.

La familia es lo primero

Como ya digo, en la película nos muestran un conflicto por el que pasan (casi) todos los adolescentes con sus padres. «No me entiendes». «No te preocupas por lo que hago». «Deberías buscar un futuro mejor». «Deberías poner los pies en el suelo». «Vives en un mundo de yupi». Básicamente, es un paso o una etapa, creo que, común en toda familia. Ese momento en el que los padres dejan de tomar las decisiones por sus hijos y deben dejarlos ser libres. Y los adolescentes deben aprender a asumir las responsabilidades que conlleva esta libertad. En definitiva: el paso de niño a adulto.

En mi humilde opinión…

Ya no solo si te sientes reflejado o no con algunos de los personajes, la película tiene muchísimos puntos de humor que te hará incapaz de parar de reír. Por no hablar del estilo de animación, una mezcla del 3D tan recurrente de Pixar mezclado con imágenes reales y dibujos en 2D. Por eso…

No solo recomiendo ver la peli por cuestiones de identificación, sino también porque te lo vas a pasar genial viéndola.

Publicado por

sinadiaz

Sina. Fashion & Music Communication Una de esas personas que decidieron ir a la capital "a ver si colaba"

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s