La revolución sexnológica ya está aquí

¡Ay, picarones! Que ya nos vamos conociendo y sabemos que este artículo lo vas a leer. Antes de que sigas leyendo: no, las máquinas no van a sustituir a las personas en cuestión de sexo. Pero si que pueden hacer más “exigentes”.

Para quien no lo sepa, el consolador es un invento creado en el siglo XIX (por si no quieres echar cuentas, entorno a 1870). Y para vuestra curiosidad, lo creó un hombre, el médico Joseph Mortimer Granville. Os voy a contar una historia:

Multitud de mujeres de la burguesía acudían al pobre Joseph en busca de un remedio para lo que les pasaba. Joseph, nombró a esta enfermedad “paroxismo histérico”. ¿Cómo podría saber él la revolución de hormonas que tenían esas pobres mujeres? Pues muy bien, a estas mujeres se les hacía en aquel entonces una serie de masajes pélvicos. El pobre Joseph, harto de esto, se dedicó a crear… pues lo que creó: un falo autómata.

Y llegaron las máquinas

El consolador ha estado siempre entre nosotros. Tan arraigado que desde pequeños hemos podido ver películas o series en las que hacían referencia a ello. Un claro ejemplo de ello es la exitosa serie Sexo en Nueva York, que ayudó mucho más a normalizar esto. Sin embargo, llegó el año 2014-2015 y se empezó a popularizar otra maquinita especial: el Satisfyer.

Sí, 50 Sombras de Grey también hizo un poco de mella en esto. (Vamos a intentar sacar la parte positiva) y es que puso en relieve lo que les pasaba a las pacientes de Joseph Mortimer en nuestro propio siglo (la historia que se repite).

Con la popularidad del Satisfyer sumada a la concienciación feminista que hay hoy en día, muchos empezaron a ver el artilugio como un enemigo. Pero también gran parte lo vieron como un aliado. Se ha normalizado tanto que ya ¡hasta podemos ver publicidad de Platanomelón en la tele! (No, este contenido no está patrocinado, pero no nos negaríamos a ello).

El placer de las máquinas no es exclusivo de las mujeres

¡Como lo lees! Gran parte de esta revolución conlleva el que todos podamos disfrutar de nuestros propios juguetes. Ya pertenezcas al género que sea o a ningún género en concreto. El objetivo es que todo el mundo pueda sentir placer sin tener la obligación de depender de cualquier otra persona. Sí, existe la masturbación, pero con esto lo que conseguimos es elevarlo a mayores niveles.

Tanto es así, que os hemos querido preguntar a vosotros/as cuál es vuestra relación con los juguetes sexuales a través de nuestras redes sociales. Y ¡aquí os dejamos algunas de las conclusiones que hemos sacado!

¿Y tú? ¿Todavía no te has lanzado a hacerte con un juguetito?

Imagen de portada creada por wayhomestudio – www.freepik.es

Publicado por

sinadiaz

Sina. Fashion & Music Communication Una de esas personas que decidieron ir a la capital "a ver si colaba"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s