Mi primera experiencia en tinder

Holis, soy Celeste, tengo 26 años y vuelvo a ser #single tras mucho, mucho tiempo. Y ahora que el follamigo de confianza parece que se ha echado novia y las discotecas están cerradas una se pregunta ¿cómo ligo en tiempos del Covid?

La respuesta de mis amigos fue unánime, Tinder. Así que el tras tres (o seis) cervezas les dejé mi móvil para que me abriesen un perfil en la archiconocida app de ligues y reirnos un rato. ¡De perdíos al río!

love
KAROLINA GRABOWSKA

Sujeto1

Tras la discusión preliminar -esta foto sí, esta foto no, bueno mira, haz lo que te de la gana, total- empezamos a deslizar. Por las malas descubrimos que deslizar arriba no es ver más y que cuidado con querer darle atrás, que le das like al siguiente sin verlo. Y así empezaron las risas, por no entender la interfaz y dar likes (y superlikes) a desconocidos que tenían que haber ido a la izquierda del tirón.

Empezaron a notificarse matches y llegó el primer mensaje. Un ¨hola, ¿qué tal?¨ al que le contestamos, obviamente, ¨soy el chico de las poesias¨. Quien quiera que lo entienda, pero el chico, contra todo pronóstico, no lo hizo. Sujeto1 no contestó ¨tu fiel admirador¨, no pasó el filtro. Aquí vamos con el reggaetón viejo a muerte, bebé.

Durante la conversación con Sujeto1, amigodeBea le pregunta por instagram si ese pantallazo de Tinder era yo. Demostrando que el anonimato tinderil no dura más de 10 minutos en Sevilla.

Sujeto2

Después nos habló Sujeto2 al que decidieron deleitar con una poesía. La cual no os puedo transcribir porque sigo sin saber usar la app y menos recuperar conversiones. Sin embargo estoy 100% segura de que terminaba con ¨tríncame el ciruelo¨, ya os podéis imaginar. Sujeto2 respondió corazones. Chico, muy desesperadito tienes que estar para mandar corazones a semejante mensaje.

Evidentemente, esa no es la actitud con la que una va a Tinder, pero nos echamos unas risas. No os miento cuando digo que nadie, absolutamente nadie me gustaba. Uno por petado, otro por cani, otro por creepy… Tinder para mí era el desierto de Gobi. ¿Dónde estaban los chicos normales que te hablan de música?

UPDATE: Hay zonas de mi ciudad que no parecen tan desérticas

Yo después de esa experiencia deshabilité el perfil pero aún no he borrado app. De verdad, necesito vuestro feedback.

Publicado por

@ceebernabe

Sevillana, por eso más de Cruzcampo que de Mahou, estudié ADE y comercio internacional pero mi verdadera pasión siempre ha sido la moda. La banda sonora de mi vida es indie en castellano. Creativa, atrevida e independiente ¿me acompañas en esta aventura?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s