Anécdotas de una dependienta: ¿El cliente tiene toda la razón?

Esto siempre se ha considerado una máxima en el trabajo de cara al público. Y es que, si hay un dilema, el cliente siempre tendrá las de ganar. Pero ¿alguien se ha planteado que hay ciertos límites que cualquier persona no debería aguantar? O ¿es que los dependientes no son personas?

Mi historia con la atención al público comenzó de azafata. Porque ¿quién no ha considerado este trabajo como algo sencillo? Cobras por estar un día trabajando y cuando lo necesites ya volverás a trabajar. Pues que no os cuenten historias porque no es todo tan bonito como lo pintan.

Era una tarde de agosto. Plaza Mayor de Madrid. Al aire libre. Vestidas de negro y de cara al sol. A lo que hay que sumarle que el evento era gratuito. ¿Podéis llegar a imaginar qué puede pasar cuando un español escucha la palabra “gratis”? Lo único que pude preguntarme a mí misma fue “¿en serio me merece la pena soportar esto por 20€ (en total)?”. 

Después de aquello y, con algo más de experiencia, decidí echar curriculum a tiendas de ropa. En mi cabeza sonaba algo parecido a “si más o menos sé llevar esto de azafata, ¿por qué no? Igual algún día consigo que me hagan indefinida”. 

Ahí comenzó la aventura

Los de siempre

Hay determinadas experiencias que todo dependiente pasará al menos una vez en la vida. Si tienes pensado empezar a trabajar en el sector, lo mejor será que leas esto de cara a poder asimilar lo que se te viene encima. Aquí te dejo las 5 experiencias top que todo vendedor ha sufrido, sufre y seguirá sufriendo toda su vida:

1. El cliente de última hora

Siempre está esa persona que desea tener ese sentimiento de exclusividad y llega 5 minutos antes de cierre para tener la tienda para él/ella. Y claro, para quitártelo del medio, de repente se piensa que todos los trabajadores van a mimarle. 

Sólo diré una cosa: ya hemos encerrado a una señora. La revolución ha comenzado. 

2. El que “no ha usado nada”

Y casualmente se ha caído la etiqueta. Pero oye, que te la dejan al lado con un corte perfecto de tijeras. Aunque todo sea dicho, hay quien al menos limpia la ropa después de irse de botellón. 

3. “Esto es una tara”

Recuerdo a una señora que me trajo un jersey de 2018 porque “le había salido un agujero en la sisa”. Cuando vi esos cercos de sudor de 3-4 años lo que no entendí es cómo se me caía la cara de vergüenza a mí en lugar de a ella. 

Entendemos que hay prendas que vienen defectuosas de fábrica y lo primero que se hace es notificarlo. Pero, querido cliente, notamos muy bien cuándo a una prenda se le ha dado un mal uso y cuando es defecto propio. 

Lo que me lleva al siguiente tipo de cliente.

4. “No me des otra talla porque la mía es la S”

Hay algo que caracteriza a cada marca y eso son sus patrones. ¿Nunca habéis visto que en una marca lleváis una talla pero si os vais a otra tenéis otra distinta? Nosotras como dependientas sabemos lo que tenemos en tienda – para algo nos pasamos 6 meses viendo la misma ropa de cada temporada. En fin, luego pasa lo que pasa. 

Pues siempre estará esa persona, que se niega a pensar en ello y que “tener” una talla más es un mundo. Esto es lo que me ocurrió con una señora que venía a devolver un abrigo de la talla 36 porque “es que mi talla es la 34”. Le explico amablemente que esa talla le quedaba bien, que cada cosa tenía su patrón y en concreto esa pieza tallaba pequeño. 

“¿A quién vas a llamar gorda? ¡Desgraciada!” 

Acto seguido, le dejo la talla, pero yo ya veo que el final no va a ser agradable. Se la prueba. No le cabe. Coge aire. Saca pecho. Y se lo cierra. Yo sólo pensaba en que como se metiera un jersey debajo, luego no salía del abrigo. Pues finalmente se da cuenta de que no le vale. Pero en lugar de ser una persona educada y correcta, se dedica a tirarlo todo por la tienda gritando que era una sinvergüenza. 

A ver, os lo explico desde ya: los dependientes no hacemos la ropa. 

5. “Quiero ver a tu jefe”

Yo entiendo que hay algunas personas a las que los argumentos sólidos les cabrean y tienden a ir a quejarse a un superior. Esto, que suele pasar sobre todo en niños de 5 años, también ocurre en otras edades 

Hablo de esa gente que nace indignada y que por más que les digas que el cielo es azul, van a seguir diciendo que es amarillo fosforescente. ¿Os pensáis que nosotros no queremos llamar al encargado/encargada cada vez que viene algo así? ¡Pues claro que sí! A fin de cuentas son los que tienen la potestad y mejor eso que ser ninguneada por una persona cualquiera. 

En definitiva…

Hay muchas cosas que tenemos que aguantar las dependientas y, si quieres conocer más, no te pierdas la siguiente entrega ¡porque tiene un virus de por medio! 

Publicado por

Una respuesta a “Anécdotas de una dependienta: ¿El cliente tiene toda la razón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s